Así funciona el coworking

0
43

La reunión de fuerzas en el mundo del emprendimiento tiene nombre: coworking.

El trabajo colaborativo surge de las prácticas de emprendedores y freelancers por generar un equipo de trabajo multidisciplinario con la finalidad de llevar a cabo diversos proyectos. El lugar en donde se desarrolla este encuentro se denomina coworking.

Lograr conseguir un espacio en el cual puedas llevar a cabo juntas de trabajo, o un lugar en donde será mucho más fácil ubicar a las personas que podrían ayudarte con su expertís para una propuesta o trabajo específico, han hecho de esta modalidad una de las de mayor crecimiento en el mundo de las oficinas.

“Con el coworking tienes un equipo de diez personas que te auxilian, te ayudan a conseguir las herramientas y estás rodeado de un ambiente lleno de energía”, dice Carol Pérez, directora de Relaciones Públicas de WeWork Latinoamérica a un medio digital de la región.

El diseño que reina en los coworkings está pensada en sedes flexibles, capaz de ofrecer desde espacios abiertos hasta salas de juntas y oficinas privadas. Todo depende de la intención de cada emprendedor.

Los coworking facilita el networking a través de agenda de encuentros o reuniones informales entre miembros e incluso premiaciones a emprendedores que utilizan las sedes.

Cuando vayas a elegir un coworking debes tomar en cuenta la ubicación del mismo, porque mientras más cerca esté de los puntos más recurrentes de operaciones (es vital ubicarse en los puntos que se visitan más a menudo o en donde haya mayor facilidad de cumplir con diversos compromisos), será mejor para el emprendedor.

La experta enumera algunos puntos que hacen del coworking una valiosa opción para emprendedores, freelance y empresarios.

“Al inicio el emprendedor, normalmente se siente solo, es uno contra el mundo”, dice Pérez. “Pero si se ve rodeado por gente que persigue proyectos similares, esto eleva mucho el entusiasmo”.

El coworking tiene que  aportar no solamente a un buen sistema de conexiones (networking), sino también en el apoyo en la infraestructura, flexibilidad de horarios y servicios que hagan cómoda la estancia.

Es recomendable que el coworking cuente con un programa de eventos, pláticas y acciones que lleven al emprendedor a mejorar personal y profesionalmente.

Los departamentos convencionales, los cubículos incómodos y las oficinas cerradas han pasado de moda. “Si contamos con un equipo de investigación que mide los impactos del espacio en la gente: cómo el lugar ayuda a la inspiración, desde la distribución hasta los colores”, explica la especialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here