Nicaragua y Costa Rica con la energía más alta en CA

0
52

En Costa Rica y Nicaragua las empresas comerciales pagaron en 2016 el kilowatt hora más alto de los países que conforman la región centroamericana, a pesar de disminuciones significativas en el pliego tarifario, así lo detalla un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Costa Rica actualmente es el país que posee la energía más cara del istmo. En esta nación, el sector industrial pagó hasta 18.47 centavos de dólar por cada kWh; sin embargo fue Panamá el país que cotizó el más bajo,  en US$0.1092. Según con la Cepal, en Nicaragua los industriales pagaron US$0.1843 por un consumo de 15,000 kWh.

De igual forma, Nicaragua cobró al sector comercio hasta US$0.1936 y US$0.2029 por 1,000 kWh y 15,000 kWh  de consumo, respectivamente. En 2015, estos rangos de consumo costaron a las empresas comerciales US$0.2469 y US$0.2589, por lo que las reducciones de las tarifas en 2016 alcanzaron  el 21%.

El informe titulado “Estadísticas del subsector eléctrico de los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) 2016” tomó como referencia las tarifas vigentes a consumos seleccionados al 30 de junio de 2015 y 2016, precisó la Cepal en el documento divulgado a finales de diciembre pasado.

Ante esta situación, el director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, considera que el alto costo de la energía que se cobra a las empresas implica la pérdida de la competitividad y disminución de los incentivos para la entrada al país de inversiones.

Además Chamorro agregó que “Funides, desde hace año y medio, ha presentado la importancia que tiene el tema de la energía eléctrica como insumo fundamental para la producción, y que con energía cara se traslada a todo lo que se produce y exporta, por lo que ahí se pierde competitividad, estamos claros que es una situación compleja que requiere una solución integral”

Chamorro espera que, con la normativa de la generación, la distribución tenga un efecto a mediano plazo de disminuir los costos de la energía. Según Funides, al incrementar la generación distribuida, se podría ir sustituyendo energía producida por plantas generadoras poco eficientes, de altos costos o de mucha antigüedad, abriendo espacio a una generación renovable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here