A CUIDAR LA PIEL

0
1499

El viejo y conocido refrán dice que “una imagen vale más que mil palabras” y es que en este mundo competitivo donde se manejan nuevos términos como el marketing personal, la manera en que nos vemos cuenta. En este punto la salud de la piel es fundamental.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo, mide aproximadamente más de dos metros y tiene múltiples funciones. “La piel debe tratarse de la manera más profesional, además de la musculatura, porque a partir de los 25 años se va generando el proceso de envejecimiento”, explica Verónica Mejía, especialista en el tratamiento de la piel de la Clínica Esthetic Center.

Existen diferentes tratamientos faciales para el cuidado de la piel que tratan músculos específicos. “Al generarse el proceso de envejecimiento, las fibras musculares se van alargando por falta de colágeno, que es una proteína que tenemos y que después de los 25 años va disminuyendo su producción”, dice la especialista.

El lifting facial es uno de esos tratamientos donde se estimulan ciertos músculos y de esta manera se disminuye la longitud de las fibras musculares, generando el rejuvenecimiento del área facial. Está también la microdermoabrasión que estimula el crecimiento de un nuevo epitelio  para que la piel quede un poco más suave y sin que los poros se vean dilatados. El rejuvenecimiento facial a través de laser es otro método para el cuido de la piel.

En el día a día, las mujeres  especialmente, deben tener una rutina de cuidado de la piel, la cual inicia con la exfoliación cada 10 días para estimular el proceso de un nuevo epitelio. Además, se aconseja utilizar el bloqueador solar que protege de los rayos solares que pueden causar grades daños en la piel, sobre todo en el rostro, que es el más expuesto. Este se debe aplicar unos 30 minutos antes de la exposición directa al sol, aconseja la especialista.

UNA BUENA ALIMENTACIÓN

Es muy importante destacar que la alimentación juega un papel muy relevante para el cuido de la piel. Lo primero que aconseja la especialista es ingerir bastante agua, lo cual permite tener la piel más hidratada.

Consumir frutas y verduras es otro consejo, ya que estos alimentos contienen vitaminas y minerales que favorecen la piel.