AHORRO,TEMA PENDIENTE PARA LOS NICARAGÜENSES

0
975

La falta de orientación se ve reflejada en la poca cultura de ahorro que se registra en el país. “En Nicaragua, en general, no tenemos una cultura de ahorro. Vivimos coyol quebrado coyol comido, buscando la gratificación instantánea y bajo la creencia de que no se gana lo suficiente para ahorrar”, señala La MBA Elaine Miranda, especialista en finanzas y apasionada de las finanzas personales.

Miranda, quien creó el Blog “Plata con plática”, mediante el cual aborda temas referentes a las finanzas personales, considera que el ahorro es un hábito y como cualquier otro comportamiento debe ser inculcado porque es muy difícil desarrollar por sí solo ese hábito; por otro lado, “la mayor parte de la población en el país vive en situación de pobreza y pobreza extrema, lo cual imposibilita el ahorro”, expone. Sin embargo, “también hay una parte de la población que pudiendo hacerlo, decide vivir el día a día y prefiere gastarse todo lo que gana mes a mes. Es precisamente en esta segunda parte de la población donde es importante hacer algo: no gastarse todo lo que se gana y empezar a separar una porción de los ingresos”, señala.

Ese hábito tan importante nos diferencia de los europeos y norteamericanos, quienes “desde muy jóvenes están expuestos a una educación financiera que no recibimos aquí. Sus padres ahorran y les enseñan la importancia de prepararse para el futuro. Ellos ahorran para su retiro, se pagan sus propios estudios e invierten en la Bolsa de Valores”, dice la especialista en finanzas. Miranda critica que tanto jóvenes como adultos vivimos al día, sin pensar un poco más allá y al no pensar en el futuro, no sentimos una motivación para ahorrar, porque la gratificación instantánea es el único tipo de gratificación que conocemos. “Para empezar a sembrar la semillita del ahorro hay que preguntarle a las personas cuáles son las metas que quieren lograr, qué cosas esperan de su vida, qué quieren hacer, pues, aunque el dinero no sea una prioridad para ellos, invariablemente se necesitará de él para cumplir eso que quieren”, indica.

“Se nos educa para una profesión o para un empleo, pero casi nunca se nos enseña cómo administrar nuestros ingresos ni cómo debemos proyectarlos para asegurar en el futuro una vida digna, solvente y de calidad”.

PROMOVIENDO UNA CULTURA DEL AHORRO Es precisamente en busca de cultivar ese hábito que algunas entidades financieras han desarrollado programas y hasta productos financieros. María Soledad Castañeda, Gerente de Negocios de Banco ProCredit, indica que están orientados a promover la cultura de ahorro entre todos sus clientes y colaboradores, procurando generar un impacto positivo en todas las comunidades donde el Grupo Internacional ProCredit opera. Nicaragua forma parte de ellos y por eso han desarrollado “actividades de educación financiera como una forma responsable de concientizar a la población sobre las ventajas de ahorrar en el largo plazo”, dice. Detalla que Banco ProCredit Nicaragua ofrece diferentes formas y oportunidades de ahorro; una amplia gama de Cuentas de Ahorro, desde cuentas de Ahorro Estándar hasta Planes de Ahorro con beneficios adicionales.

Por su parte, BAC Credomatic desarrolla el proyecto Ahorrando para tu Futuro, una iniciativa en conjunto con el Programa Siéntate y Aprende, de American Nicaraguan Foundation (ANF), para educar a niños entre 9 y 11 años de edad en la cultura del ahorro y la planificación financiera con el fin de proveerles herramientas para optimizar el uso de sus recursos para alcanzar metas personales y familiares.

BUENOS RESULTADOS, PERO TODAVÍA QUEDA UN RETO

La Gerente de Negocios de Banco ProCredit indica que la gestión de promover e inculcar el ahorro que la institución ha venido realizando desde hace siete años, ha dado resultados satisfactorios, ya que lograron, al cierre del año 2013, una cartera de depósitos que superaron los 100 millones de dólares. “Un porcentaje considerable de estos depósitos provienen de Cuentas de Ahorro, esto refleja la confianza de nuestros clientes en la institución. Actualmente Banco ProCredit Nicaragua mantiene un porcentaje del 72% de cuentas de ahorro en relación al total de cuentas de la entidad”, destaca. Estadísticas de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (SIBOIF) reflejan también uncrecimiento en los depósitos en concepto de ahorro. En el año 2008 el total de depósitos era de 48,776.4, millones de córdobas, mientras que al 2012 la cifra llegó a 86,550.1 millones de córdobas. Asimismo, muestra que los nicaragüenses ahorran mayormente en dólares.

Para Castañeda, el resultado positivo en el incremento de cuentahabientes es el reflejo del trabajo que se ha hecho en relación a la cultura de ahorro. “En este sentido, Nicaragua mantiene un crecimiento económico estable por lo que el ahorro se vuelve una oportunidad para buena parte de la población y una medida estratégica para resguardar las finanzas personales y empresariales de los clientes”, dice.

“Un dato que refleja esta situación es que el Sistema Financiero Nacional ha crecido más de 500 millones de dólares desde diciembre 2011 a diciembre 2013”, argumenta Castañeda. No obstante, aunque en Nicaragua se han logrado muchos avances en fomentar la cultura de ahorro, “hay todavía un largo camino que recorrer, aún queda el reto de fomentar el ahorro de forma constante y a largo plazo”, agrega Castañeda.

HAY QUE DAR EL PRIMER PASO

Más allá de los bienes materiales, lo que el dinero permite es llegar a un estado de seguridad y a una sensación de estar en el control de nuestras vidas. “Y esa sensación de control es fácil de alcanzar muchas veces sin necesidad de ganar más, siguiendo unas pautas de comportamiento en las que coinciden la mayoría de los asesores financieros”, indica BAC en su manual. Recomienda contar con un presupuesto mensual, controlar y hacer uso responsable del crédito e intentar ahorrar al menos un poco. Sin embargo, “dado que es un hábito, hay que empezar por tener claro que empezar nunca es fácil. Podemos tener las mejores intenciones de ahorrar, pero es fácil que se nos atraviese algo y nuestra meta se vea frustrada, advierte Miranda.

Para ella, la clave para ahorrar se basa en tres aspectos:

“ahorrar desde el comienzo que te pagan y no lo que te sobra, porque es un hecho que nunca te va a sobrar; ponerle a tus metas de ahorro nombre y apellido, sino se te va a hacer difícil separar ese monto en lugar de gastártelo en este momento y estar claro que aunque ahorrar pueda parecer un sacrificio, al final es un sacrificio que hacemos para nosotros mismos, pues ese dinero también lo vamos a gastar en nosotros, solo que no ahorita, sino después”.

La gerente de negocios de Banco ProCredit también lo resume en tres pasos: definir para qué desea ahorrar, cuánto debe ahorrar y elegir la institución que le apoyará en esa tarea. Considera que lo primero es priorizar las metas, ya que eso permitirá determinar la perspectiva de ahorro. “Debes definir si tu meta la lograrías en el corto, mediano o largo plazo”, dice.

“El monto a ahorrar está en dependencia de tu generación de ingresos y gastos; sin embargo independientemente del nivel de ingresos puedes iniciar ahorrando el 10% de los mismos. En este punto necesitas disciplinarte y priorizar tu ahorro”, agrega. Indica que “es muy importante que tu decisión y disciplina esté asegurada a través del depósito de tus ahorros en una institución bancaria que te de confianza, excelente atención al cliente y transparencia en sus productos y servicios aliados”.

La MBA Miranda, cuyo Blog sobre Finanzas Personales ha sido todo un éxito debido a sus acertadas recomendaciones y la forma en que aborda cada temática, indica que el tipo de moneda en que se debe ahorrar depende de cuál sea la meta a alcanzar. “Si lo que quieres comprar/gastar es en córdobas, entonces es más fácil hacerlo en nuestra moneda. Sin embargo, si es algo más a largo plazo y que vas a tener que pagar en dólares, conviene esta otra moneda”, aconseja.