ASEGÚRESE CON UN SEGURO

0
952

El seguro es un tema poco hablado por los nicaragüenses, ya que no to- dos tienen la costumbre de adquirir o comprar seguros. Sin embargo, la cultura de asegurarse va abriéndose camino poco a poco.

Jaime Altamirano, director de banca de personas de Seguros América, considera que “el seguro va a la par de la economía”, la cual ha ido mejorando poco a poco y esa mejoría económica ha ido de la mano con el seguro.

Indica que el año pasado el mercado de los seguros creció entre 10 y 13 por ciento. Actualmente va creciendo en un 18 por ciento, lo que es una señal que el hábito de el seguro va incrementando en el país.Comentó que anteriormente los seguros que mayormente se adquirían eran los de casas y automóviles, debido a que los bancos los exigen para poder financiar, pero actualmente se va creando la cultura de asegurarse y cada día el mercado va creciendo.

Mike Newton, director de Csisa Seguros, coincide con Altamirano y explica que debido al crecimiento del país, los seguros que más buscan son de autos y casas, ya que tienen más demanda porque son obligatorios. “Si es financiado, el banco te obliga a que tengas asegurado el bien prendado”, dice.

Elaine Miranda, especialista en finanzas, aconseja en su blog que los seguros deben verse más como una inversión que como un gasto. “El seguro se puede convertir en un dinero que en ocasiones no ves de regreso, pero al menos sabes que vos y tu patrimonio están protegidos y esa seguridad, claro está, tiene un costo en el que vale la pena destinar tu dinero, pues de otra manera tendrías que solventar los incidentes por tu propia cuenta, casi siempre en el peor momento”, dice.

“Un seguro se convierte en una inversión porque evita consecuencias a futuro que puedan afectar tu economía familiar o personal y crearte un problema grave que después no podas resolver fácilmente. Cualquier emergencia por la que vos pases va a ser suficientemente difícil emocionalmente para que encima tengas que preocuparte por el problema financiero que te genera. Recordá que es mejor prevenir que lamentar”, advierte.

CORREDORES, UN ALIADO

Los seguros se clasifican en dos tipos: patrimoniales y de personas. Para obtener un seguro se puede buscar a los intermediarios, que son conoci- dos como los corredores de seguros. En Nicaragua existen alrededor de 80 corredurías inscritas y sus agentes son cientos de personas. “El corredor puede ser un aliado”, dice Altamirano.

“Los corredores de seguros le indica- rán qué tipo de seguro, precio, cobertura y qué compañía le atenderá más rápido, para saber cuál se adecúa a las necesidades de cada cliente”, dice por su parte el director de Csisa Seguros. El interesado también puede ir directamente a la compañía.

El seguro de vida debe ser imprescindible por el bienestar de la familia. Aquí se debe pensar en el escenario más oscuro y preguntarse ¿qué pasaría si yo faltara?, ¿qué pasaría con mi familia y con las personas que dependen económicamente de mí?.

Hoy en día, la cultura de los seguros ha ido adquiriendo tanta importancia que las compañías están ofreciendo productos más accesibles y las empresas están adquiriendo seguros para sus empleados. No obstante, Newton indica que es necesario diseñar productos para la clase media y trabajar en la educación para que las personas vayan dándole mayor relevancia al tema de los seguros. “Las compañías de seguros debería aportar a esa educación”, considera.

A la hora de adquirir un seguro la especialista en finanzas recomienda en primer lugar, no asegurar pequeñeces sino aquello que afectará significativamente las finanzas de alguien. También aconseja comprar una cobertura amplia a la hora de adquirir un seguro, aunque esto signifique invertir más dinero. “Estas pólizas, de cobertura limitada, por lo general tienen muchas restricciones y al final no cubren lo que deberían, haciéndoles gastar más”, advierte.

Comparar antes de comprar es otra recomendación. Esto permitirá ver entre las diferentes opciones que ofrecerán las aseguradoras y así poder elegir entre la que más le convenga al cliente. “No nos vayamos de boca con la primera opción, por querer salir del paso. Dada la alta suma de dinero que se paga por los seguros, más vale que ese monto esté bien invertido y que nos esté dando la cobertura que realmente necesitamos”, indica Miranda.