Así puedes ganarte a tus clientes

0
366

Los grandes líderes son líderes por: escuchar, conectar, comunicar y sobre todo por hacer que las situaciones que te sucedan.

Aquí te compartimos, cuatro pasos para que escuches, conectes, simpatices y ganes con tus clientes:

  1. Escucha

Primero debés saber  la gran diferencia entre escuchar y oír.

El proceso de escuchar es: prestar toda tu atención en el presente, sin que salgan al exterior las suposiciones, sin que te adelantes a pensar cómo terminará la frase del otro para responderle enseguida o, quedarte sólo con una parte del mensaje y contestar sobre lo que alcanzaste a oír.

Puedes saber perfectamente cuando estás oyendo porque tendrás la necesidad de responder enseguida pero, si dentro de la conversación tomas el tiempo de que el otro termine de hablar, asimilas lo que te acaba de compartir y después emites un comentario, te darás cuenta que estás escuchando, así, el proceso de comunicación será más claro y gentil para ambas partes.

Ten presente que una buena comunicación depende de cada uno de nosotros.

  1. Apoya a tus clientes potenciales

Cuando te visualices apoyando a tus clientes, hazlo porque así te nace, porque tu conexión humana con él te invita a hacerlo, no por subir ventas, eso vendrá por añadidura: primero hay que trabajar en ser consciente y empatizar con él para que los frutos vengan poesteriormente.

  1. Que no muera tu creatividad

Cada vez son más las empresas que se acercan a un mismo perfil de cliente. Asegúrate de que tu acercamiento con ellos sea desde una parte creativa, que los jale a estar contigo. No te muestres como lo hace tu competencia; haz cosas que puedan diferenciarte, y qué mejor manera de hacerlo que a través de la creatividad.

  1. Sé agradecido

Agradece todo lo que te ocurra en todos los aspectos de tu vida. Es falso que lo laboral y lo personal no se mezclan: como ser humano emocional con necesidad de conectar, sentirte bien y agradecido con lo que te sucede en tu vida personal puede repercutir positivamente en tu vida profesional y extenderse a todos los aspectos de tu vida. No elijas con qué clientes sentirte agradecido, agradéceles a todos, porque hasta de las experiencias más difíciles se aprende

Recuerda: acércate a tus clientes como te gustaría que ellos se acercaran a ti y a tu familia, porque, al final del día, son parte fundamental para que tú, tu empresa y los tuyos crezcan.