Banco Mundial apoya sectores en Nicaragua

0
135

El Directorio Ejecutivo del Grupo Banco Mundial (GBM) aprobó tres préstamos por un total de US$145 millones para fortalecer sectores como la salud, la mejora de las carreteras y la regularización de tierras en Nicaragua.

Estos préstamos contemplan las prioridades de la nueva estrategia de alianza del GBM con Nicaragua, también nombrado Marco de Alianza con el País, que ofrece especial atención a conservar el ritmo de desarrollo que Nicaragua ha logrado en los últimos años y que por ello la ha situado en los primeros lugares de crecimiento de América Latina.

Para Iván Acosta, Ministro de Hacienda y Crédito Público, el nuevo marco de la Alianza se alinea con los propósitos del Plan Nacional de Desarrollo Humano para mejorar las condiciones de vida del país y el crecimiento económico con aumento del trabajo, de esta forma se podrá disminuir con la pobreza.

En cuanto a la salud, el “Proyecto de Provisión Pública Integrada de Servicios de Atención Médica” tiene una inversión por los US$60 millones y aportará a ampliar el Modelo de Salud Comunitaria y Familiar a nivel nacional. Así se mejorará la calidad de servicios de atención de la salud para mujeres en edad reproductiva, niños menores de 5 años, adolescentes y población indígena.

Por otra  parte, el “Proyecto de Fortalecimiento de Derechos de Propiedad de Nicaragua”, por US$50 millones, dará seguimiento a la trayectoria de trabajo que desde 2002 el Banco Mundial impulsa con el Gobierno de Nicaragua. Se han beneficiado más de 500,000 personas a través del catastro y regularización de tierras, lo cual genera un mejor clima de inversión y mayores oportunidades económicas para los grupos pobres y vulnerables.

El Directorio aprobó también un financiamiento adicional de US$35 millones para el “Proyecto de Mejoramiento del Acceso Rural y Urbano” destinado a completar las carreteras de Macuelizo-Santa María en Nueva Segovia; Cárdenas-Colón en Rivas y Malacatoya-Granada en Granada.

Pilares de la alianza

Los tres pilares de esta alianza son: mejorar las destrezas laborales para los grupos desfavorecidos, facilitar la inversión privada para la creación de empleo y fortalecer a las instituciones del sector público para que avancen en la gestión de los riesgos por desastres naturales y por crisis económicas externas.

El plazo es a 30 años, con un período de gracia de cinco años para los proyectos de salud y tierras, y de 10 para el de carreteras.