Cae colocación de viviendas de interés social

0
149
Archivo/Transparencia Activa

En El Salvador se ha reducido la colocación de viviendas de interés social hasta en un 54.2%.

Durante el 2018 el Fondo social de la vivienda (FSV) solamente ha colocado 473 créditos de viviendas de interés social. Tomás Chévez, presidente del FSV ha declarado a medios que la caída se ha registrado a causa de los trámites tardíos, corto plazos de financiamiento y la burocracia del sector.

Las bajas en las cifras se han registrado desde hace dos años, porque en 2016 solo se lograron colocar 1,033 viviendas y en 2017 se alcanzó la colocación de 1,033 que equivale a una baja de 14.2 por ciento, pero los logros hasta este año son desalentadores porque apenas se ha colocado 473 viviendas de interés social.

Los fondos destinados para préstamos por la banca para adquirir viviendas de interés social, entre 2017 y 2018 se han reducido en 46.8%, porque apenas se han colocado U$12.3 millones lejos de la cifra desembolsada en el año previo que fue de U$ 23.13 millones.

Por su parte, el presidente de la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco), Giuseppe Angelucci, destaco que entre los proyectos que tienen los gremiales de la cámara solo el 1 % o 2 % son dirigidos al sector bajo o medio bajo.

El titular de la cámara señala que por las condiciones actuales la inversión en proyectos de interés social no es rentable, sin embargo sostiene que si existe una demanda latente por la compra de viviendas.

Angelucci explica que en la actualidad hay menos terrenos disponibles y cada vez son más caros, obviamente que la inversión por unidad habitacional sube.

Por su parte, el presidente del FSV reiteró que la disponibilidad de vivienda popular se ha deprimido debido a que no son proyectos rentables para los constructores, además está el tema de los excesivos trámites y, en tercer lugar, el conseguir los recursos de corto plazo para financiarlos.

Asimismo asevero que los bancos del sistema financiero no están interesados en financiar proyectos de viviendas populares.

De acuerdo con estimaciones de Chévez hasta un 40% se han desalentado el desarrollo de de proyectos de interés social.

El Fondo trata de apoyar a los deudores con condiciones especiales para la compra de vivienda usada, como la reducción del tiempo de respuesta y disminución de primas, además de bajas en la tasa de interés.

Sin embargo, Angelucci destaca que “En el mundo entero una vivienda popular necesita un acompañamiento del Estado, ya sea municipal o estatal, ¿En qué sentido? Lejos de estar cargándolo con costos adicionales a través de los permisos que se solicita, en otros países el Estado le provee la infraestructura”.

A pesar de que cada año aumenta la demanda de nuevas vivienda, el sector privado no puedo suplir el desarrollo de este tipo de proyectos.

De acuerdo con datos del Banco de Desarrollo de El Salvador (BANDESAL), reflejados en un estudio realizado en 2014, entre los mayores porcentajes de personas que demandan vivienda: el 42.34% y 31.78% tiene ingresos entre $400 a $750, respectivamente, cifra que ratifica la alta demanda de vivienda de bajo costo.

Sin embargo, la falta de accesos a créditos de largo plazo para familias de clase media-baja es limitada, lo que representa mayores riesgos para las empresas constructoras por el retorno de inversión y comercialización se vuelve lento, concluyo Angelucci.

Fuente: El Diario de Hoy