CALIFICACIÓN DE LA MANO DE OBRA, EL RETO DEL SECTOR CONSTRUCCIÓN EN NICARAGUA

0
2359

Elizabeth Ruiz

Calificar a la mano de obra es  uno de los grandes retos que enfrenta el  sector construcción en Nicaragua. La falta de tecnificación y la informalidad forman parte de los inconvenientes a superar.

Rodrigo Pereira, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC), indicó que es necesario analizar cada día más el tema de la productividad. “Para que las empresas nos tecnifiquemos y nuestros obreros, nuestro personal sea más preparado y capacitado conforme al crecimiento que el país va teniendo”.

Distintos sectores ya están realizando esfuerzos para alcanzar este objetivo. Pereira destacó que existen alianzas con el Instituto Nacional Tecnológico (INATEC)  y están buscando alianzas con grupos de empresarios extranjeros para que capaciten. “Estamos buscando incluso alianza con un grupo de empresarios suizos para buscar algunos mecanismos para que  estas personas vengan a capacitarnos, a ayudarnos a ponernos al día en la construcción con toda esa experiencias de esas personas”, manifestó.

Agregó que también existen empresas ligadas a la construcción que están haciendo lo suyo en cuanto a mejorar las capacidades de la mano de obra en el sector. Un ejemplo de esto es Holcim en Nicaragua, que desde el año 2008 comenzó capacitando a maestros de obras, albañiles y profesionales de la construcción enfocados en temáticas como el buen uso y buenas prácticas de los materiales de la construcción, específicamente en el concreto y el cemento.

Paralelamente con la red de franquicias Construmás ofrece asesorías para los dependientes de las franquicias. “Como parte de la oferta de valor capacitamos a todos los vendedores de cada franquicia para que conozcan acerca de los productos y el buen manejo de los mismos. También  desarrollamos un módulo en  materiales de construcción en general”, dice Gabriel Ríos, encargado de mercadeo de Holcim Nicaragua.

Asimismo, el año pasado firmaron un convenio con el sindicato de maestros de obras de Managua para conocer la realidad sobre las necesidades que demandaba la industria para este segmento importante en la construcción.

“Comenzamos a desarrollar temáticas que ellos mismos nos pedían para que les fueran impartidas, uno de los temas era la seguridad en la construcción. Los maestros de obras, a través del sindicato, nos mencionaban que nunca nadie les había capacitado  en temas de seguridad en la construcción, otra parte que nos solicitaban era capacitar a los maestros de obras y albañiles en la jerarquía dentro de la construcción”, explica Ríos.

Hasta el 2015 van alrededor de 2,600 personas capacitadas en diferentes temáticas, entre maestros de obras, albañiles, ingenieros y estudiantes, dijo. Este año también están desarrollando un programa de tecnificación para los fabricantes de bloques como resultado de la preocupación que existe ante la calidad de los materiales de construcción, tomando en cuenta que Nicaragua es un país sísmico.

Este programa está dirigido para el sector semi-industrial ubicado en el occidente. A estos se les prepara un diagnóstico para ver cómo se encuentra el proceso de producción, la calidad del material, evaluación del área de trabajo, las condiciones bajo las cuales trabajan, equipo de trabajo que utilizan, etc. Luego de esto se realiza un informe con los resultados encontrados y las recomendaciones para mejorar el proceso de fabricación y la calidad del material.

Explicó que el objetivo final de este programa es lograr la certificación de los fabricantes de bloques y que éstos cumplan con la norma de fabricación de bloques nicaragüenses, para volverlos más competitivos dentro del mercado. “Si tienen la capacidad de certificarse se vuelven mucho más competitivos dentro del mercado” y tienen la posibilidad de venderle a grandes proyectos que exigen que sean bloques certificados bajo la norma de fabricación de Nicaragua”, dijo.

También se busca garantizar la tecnificación de la  mano de obra para garantizar la calidad de los materiales de construcción con los que se construyen viviendas.