¿Cómo trabaja una incubadora de negocios?

0
313

Las incubadoras son excelentes herramientas para impulsar el nacimiento de empresas, pues ofrecen la asistencia necesaria para crecer. Conoce cómo funcionan y aprovéchalas para emprender.

Cuando se realiza un plan de negocios no basta tener una idea; es necesario estructurarla y gestar un plan que proyecte el desarrollo y la ejecución del emprendimiento. Sin embargo, esta tarea es muy compleja, lo que ocasiona que muchos emprendedores novatos se hundan en el intento.

Pero no es motivo para alarmarse; para los más inexpertos (o para todos los emprendedores) existe una alternativa alentadora: las incubadoras de negocios, una herramienta fundamental para impulsar el nacimiento de nuevas empresas y cuyo uso ya se ha popularizado en muchas partes del mundo.

Estos centros se encargan de evaluar la viabilidad técnica, financiera y de mercado de un plan, proporcionar servicios de asesoría legal, desarrollar los planes de mercadotecnia y ventas e incluso, aportar un espacio físico, equipo, logística y acceso a financiamiento y capital semilla.

La asistencia que una incubadora proporciona tres etapas. En primer lugar está la pre-incubación, durante la cual se brinda al emprendedor una orientación para el desarrollo de su empresa. Después viene la incubación, el tiempo en que se revisa y da seguimiento a la implantación, operación y desarrollo del negocio y todos los procesos. Por último, la post-incubación que se aplica después de haber puesto en marcha el negocio, con el fin de mejorarlo continuamente.

Éste es el proceso a seguir para acceder a un plan de asistencia de una incubadora:

  • Concebir y plasmar en papel una idea de negocios.
  • Acudir a una incubadora.
  • Entrevistarse con el representante de la misma.
  • Clarificar la idea conforme a la entrevista.
  • Elaborar un resumen de objetivos y las características de la futura empresa.
  • Proceso de retroalimentación entre el empresario y el asesor para delinear el plan de negocios (este proceso tarda de una a dos semanas).
  • Evaluación ante un comité de selección de proyectos.
  • Análisis del proyecto por el comité.
  • Si el proyecto se aprueba, ingresa a un proceso de incubación. Si el proyecto se rechaza se sugieren adecuaciones y se regresa a la elaboración del resumen.
  • En el proceso de incubación se recibe asesoría en aspectos administrativos, legales, contables, financieros, de diseño e imagen, estrategias de mercado y comercialización. En caso de contemplar la exportación de productos, la incubadora también proporciona orientación en aspectos de comercio internacional.
  • Al concluir el plan de negocio, por lo general la empresa comienza operaciones y recibe asesoría por 12 meses más.