Construcciones sostenibles, el reto del sector

0
2214

El planeta pega gritos de auxilio y cada vez es más urgente escucharle y encontrar la manera de vivir en armonía con él. El sector construcción puede jugar un papel preponderante en este sentido y ya lo está haciendo desde la construcción verde; concepto que va más allá de construir utilizando materiales verdes o levantar edificaciones eficientes.

Ana Quiroz Lara, presidente del Consejo de Construcción Verde de Costa Rica, explica que la construcción sostenible consiste en una edificación responsable, que se preocupa por los aspectos que tienen que ver con potenciar al ser humano, respetar el ambiente y buscar soluciones económicas y eficientes para toda la cadena de valor del sector construcción. “Se trata de buscar la mejor interacción con los recursos que tenemos: recursos naturales, económicos, financieros y el recurso ser humano”, dijo.

El concepto es mucho más amplio e implica garantizar que las personas estén en ambientes seguros y en las mejores disposiciones e infraestructura para poder desarrollarse, que tengan los mejores espacios de vida en su hogar, en el trabajo y en los lugares donde se recrean, indicó.

“La interacción con el ambiente limita si pensamos sólo en eso, debemos pensar en cómo logramos que el ser humano esté en las mejores condiciones y para poderlo lograr hay que estar conscientes que el planeta es finito, que los recursos son finitos y que tenemos que ser muy eficientes, no subyugar a la persona al ambiente, sino propiciar que la persona sepa administrar bien el ambiente para su bien, para el bien de toda la humanidad”, detalló.

Para Quiroz, lograr construcciones sostenibles inicia con un proceso de conciencia que luego lleva a un proceso de educación más formal, en el cual se analizan y plantean soluciones viables para la región, “porque no todo lo que se hace aplica a otros lugares. Hay que analizar si sirven para  nuestro entorno”, dijo.

 

A NIVEL REGIONAL

Según Ana Quiroz existen mecanismos que ayudan a diferenciar si una edificación es sostenible o no; son los sistemas de evaluación, así como mecanismos financieros que propician y dan fondos verdes o créditos más favorables porque se tienen edificaciones sostenibles.

A nivel mundial se está implementando la construcción sostenible y la región centroamericana no se queda atrás. “Me siento optimista con el cambio que se está dando. Todos los países de la región tenemos consejos de la construcción verde que se reúnen de forma anual, con los que nos cooperamos. No es una gestión independiente de país, hay todo un acuerdo entre los consejos para apoyarnos, para colaborar, traer soluciones innovadoras a las sociedades de nuestros países, y eso es un gran paso, porque dejamos atrás un paradigma de que teníamos que desarrollarnos únicamente en un silo que era el país de cada uno. Trascendimos, formamos un acuerdo y estamos trabajando como región”, comentó.

En Nicaragua “el crecimiento ha sido vertiginoso, desde mi punto de vista. En menos de un año los profesionales de la arquitectura, ingeniería y todos los involucrados en la cadena de valor de la construcción sostenible, fueron capaces de unir esfuerzos y montar el consejo de construcción verde en Nicaragua, el cual fue inaugurado hace algunos meses y está actuando fuertemente, trayendo expositores con temas de gran importancia”, destacó.

Agregó que se están incorporando sistemas de evaluación tanto de reconocimiento mundial como de desarrollos propios. Se trabaja con una unidad que se llama Mesa Redonda Internacional en la que se plantean soluciones que se han dado en otras latitudes y se analizan con expertos de la región para ver si aplican, y en caso de que no apliquen proponer cuáles son las que mejor responden a nuestra realidad, manifestó Quiroz.

Comentó que el Banco Mundial ha propuesto un sistema de evaluación que aplica para viviendas de interés social y para otros tipos de edificaciones que la hacen mucho más favorable al mercado.

 

AHORRO DE ENERGÍA EN LA CONSTRUCCIÓN

Uno de los retos de la construcción actualmente es el ahorro en la energía, la cual se puede optimizar con diseño pasivo. El diseño pasivo brinda soluciones para aprovechar la luz y la ventilación natural, ofreciendo confort y bienestar a las personas que están dentro de las edificaciones, sin necesidad, aunque no es excluyente, de algunos instrumentos tecnológicos.

Explicó que el diseño pasivo brinda una serie de soluciones, desde cómo se orienta la ubicación de la edificación en cuanto a sus ventanas para tener la posibilidad de recibir la mayor cantidad de iluminación solar y aprovechar esa luz gratuita sin necesidad de utilizar energía. Asimismo, la ventilación cruzada permite que el aire fluya y se ventile naturalmente el espacio para no recurrir en gran medida a la climatización mecánica. “Todo eso nos va reduciendo el consumo de energía”. También existen otras maneras, como el suministro de la energía a través de calentadores solares o con paneles solares para producir energía eléctrica.

La tecnología y la eficiencia energética (que en muchos casos van de la mano) permiten producir y a la vez disminuir el impacto negativo en el medio ambiente. En ese sentido, la utilización de energías  renovables resulta clave, tanto en pequeñas y medianas empresas como en los hogares. Es ahí donde juega un papel fundamental los créditos verdes, que en los últimos años están ofreciendo algunas instituciones bancarias como BANPRO.

La línea de crédito verde de Banpro busca propiciar el desarrollo sostenible y disminuir la dependencia de los precios del petróleo, así como los riesgos asociados a los cambios climáticos.

De esta manera, estas instituciones financieras facilitan que pequeños y medianos empresarios puedan invertir en equipos con tecnología de eficiencia energética, como sistemas de aire acondicionado, equipos de refrigeración, maquinarias de producción, maquinaria agrícola, sistemas de tratamiento de aire, sistemas de servicio de agua caliente, sistemas de iluminación eficiente, mejoras a la estructura de aislamiento térmico, entre otros; con los cuales se pueda alcanzar un ahorro considerable en la factura energética.

Con estos créditos también es posible adquirir energías renovables como sistemas fotovoltaicos para generar electricidad, calentadores de agua; inclusive, aprovechar residuos orgánicos de biomasa, generando no sólo ahorro en la factura de la energía eléctrica, sino también un enorme impacto positivo sobre el medio ambiente.

El crédito verde también está dirigido a productores agrícolas y ganaderos, quienes pueden recibir financiamiento para sistemas de riego, cultivos orgánicos, sistemas de tratamiento de aguas residuales, de aguas mieles, entre otros.

OPTIMIZAR RECURSOS

El sector construcción es uno de los sectores que consume una gran cantidad de materiales en todos sus procesos, tanto para la preparación de materiales que incorpora propiamente a la construcción como de los materiales para acabados y, posteriormente, para amueblar y darle vida a las edificaciones. En todos esos procesos es preciso emplear buenas prácticas.

En ese sentido, los gobiernos han reconocido esta necesidad y “las Naciones Unidas se ha enfocado mucho a analizar el tema de cómo optimizar el uso de los recursos tanto en la extracción de materia prima como en la edificación propia”, dice la especialista.  “Estamos buscando una transformación del mercado y es interesante, por ejemplo, ver iniciativas como la del Banco Mundial que propone que consideremos cómo se lleva a cabo en estos momentos una construcción en una sociedad como la nicaragüense y que saquemos un punto de referencia”, dijo.

Ejemplificó que se analice con qué materiales y de qué manera se construye actualmente y una vez hecho eso se proponga una meta de mejora. Primero evaluamos lo que estamos haciendo, cómo lo estamos haciendo y la cantidad de recursos que se están utilizando para luego ir comparando y evaluando. “Si no lo hacemos es probable que se planteen soluciones que no atiendan lo más crítico o que quizás después no podamos medir cómo hemos mejorado, la primera recomendación es valorar cómo lo estamos haciendo como sociedad”, explicó.

Agregó que al saber que se está utilizando determinado porcentaje de los recursos de la tierra, de energía o de recursos hídricos, se proponga una meta de reducirlo en determinado tiempo de una manera realista, viendo dónde se puede mejorar y luego volver a evaluar.

¿ES COSTOSO?

Una de las preguntas respecto a las construcciones verdes es, qué tan costosas pueden ser respecto a construcciones no sostenibles. Quiroz explica que se debe ver no sólo el costo a lo largo de la vida útil sino también el costo de la carga ambiental y social que estamos trasladando a las generaciones futuras.

“Aun así hemos logrado encontrar soluciones, tan eficientes para la construcción verde, que aún ahora sin calcular bien los costos ambientales y sociales, y únicamente viendo inversión inicial, muchas veces es más económica una edificación verde que la misma edificación que hemos venido haciendo durante algunos años de una forma no optima de los recursos”, afirma.

Agrega que las construcciones sostenibles se hacen con muchos de los productos y  materiales que ya tenemos y hemos incorporado en nuestras construcciones. “No es tanto el material sino el diseño y la forma en que proponemos utilizar esos materiales y productos. No hay una definición que diga es A o B, es una gama de opciones que permiten dar soluciones muy interesantes al reto que tenemos en estos momentos”, agrega.

Para ella, la palabra claves es eficiencia, utilizar los recursos de la manera más eficiente posible, logrando sacar el mayor valor con el menor impacto; lo que significa buscar soluciones combinadas que permitan usar los materiales y que hayan sido incorporados a las soluciones de la mejor manera y puedan ser reutilizados y reciclados a futuro. “Muchas veces construimos pensando en una vida muy corta de la construcción sin pensar qué uso le vamos a dar una vez que esa construcción ya cumplió su primer propósito. En el mundo ya no se habla de desechos sino de materiales con uso secundario que se pueden usar en una segunda o tercera aplicación”, dijo.

UN SECTOR DE ALTO IMPACTO

La construcción es un sector que impacta todo, porque es básicamente un servicio que se le ofrece al ser humano para que pueda tener una calidad de vida en su hogar, en su oficina o parque de recreación. Además, no se limita a la construcción de edificios, sino que tiene que ver con la construcción de carreteras, acueductos, alcantarillados e iluminación, entre otros. Es por eso que hay que buscar soluciones que planteen el reto de seguir desarrollándonos y considerando que entre más eficientes seamos, mejores posibilidades vamos a tener de obtener soluciones y ciudades mejores para nuestros ciudadanos.