Consumo masivo crece para ahorrar

0
178

Actualmente los y las nicaragüenses han ido cambiando sus hábitos de compras. Ahora prefieren comprar mayores volúmenes como una estrategia de ahorro, según apuntan los resultados del informe Luego de la Tormenta, realizado por Nielsen (una consultora en temas de consumo).

El 79% de los consumidores en América Latina señalaron que cambiaron sus hábitos de consumo para ahorrar dinero. “Lo que se refleja en una menor lealtad a sus marcas y una mayor disposición a comprar productos más baratos que ofrezcan una propuesta parecida a lo que compran a un menor precio” explica el informe.

Allan Amador, director de cuenta de Nielsen Centroamérica (basado en estudios de la firma) dice que este estudio se efectuó entre enero a septiembre de este año y lo que ha visto es cómo los consumidores van ajustándose a su presupuesto y determinar su forma de ahorro.

“Van adquiriendo productos de tamaño grande que les permita el ahorro por unidad, por ejemplo en vez de comprarme un paquete de pañales de veinte ahora compró un paquete de pañales de cuarenta o cincuenta porque el costo del pañal va a ser menor, es una forma de hacerlo, en el caso de Nicaragua es una manera de ahorro porque tienen más dinero disponible”, especifica Amador.

Pese a que economistas han señalado que el consumo en Nicaragua se ha desacelerado principalmente en la compra de autos, viviendas, préstamos, electrodomésticos, el estudio de Nielsen dice que en la compra de productos para el aseo personal, alimentos, combustibles, artículos de usos del hogar y otros productos de consumo masivo su demanda ha incrementado en siete por ciento en los primeros diez meses del año, en comparación con el mismo lapso de 2016.

Por su parte, Marvin Pomares, director del Instituto Nacional de Defensa de los Consumidores (Indec), señaló que solo los asalariados que superan el salario mínimo pueden hacer ese tipo de prácticas de ahorro en el país porque tienen un ingreso fijo a diferencia de los trabajadores informales que ganan el día a día.

“Porque alguien que gane el salario mínimo tampoco puede hacer esas compras por mayor, compra en las pulperías, pero por más que quiera no puede. A pesar que hay ahorro en comprar por mayor lastimosamente solo la clase media puede hacerlo”, resaltó Pomares.

Amador apunta que la situación económica de Nicaragua viene siendo favorable para que se desarrolle el consumo.

“El poder adquisitivo no ha mermado haciendo una comparación con el crecimiento del costo de la vida y el crecimiento del salario no hay una pérdida en el poder compra”.