Cosecha de café en riesgo por precio

0
198
Archivo/ El Salvador.com

La caída de los precios internacionales de este producto pone en riesgo la recolección de cosecha 2018-2019, que dará inicio en los próximos meses en El Salvador.

Los costos del café no cubren los gastos de los productores en sus fincas porque apenas pueden lograr el corte y transporte.

Lo anterior ha puesto en alerta a muchos productores hasta el punto que algunos, han decidido no cortar y dejar perder el grano porque no les quedarán ganancias.

En ese sentido, la Asociación Cafetalera de El Salvador (ACAFESAL) aprecia que los costos por cortar un quintal son de US$ 41.25, pero después de entregar al beneficio obtienen US$ 43.

En ese contexto Juan Márquez, de Lean Coffee, expresó que la ley establece el pago de US$ 1.62 por arroba, lo que equivale a US$ 32.40 por quintal, a ese costo se le agregan el transporte. Asimismo detalló que el costo de beneficio para café de uva a oro ronda alcanza los US$64.90 por quintal, y que la bolsa cuesta cerca de US$ 100, pero indica que el productor debe garantizar el mantenimiento de su finca.

Por su parte, Omar Flores, presidente de la ACAFESAL, mencionó que la banca no es su solución porque los productores venden al precio de bolsa. Aseguro que hay productores que preferiblemente no cortarán esta cosecha y dejarán perder el grano.

Con esa situación, Flores solicitó abrir un fondo de emergencia que logre pagar la recolección de café de los próximos meses. Destacó que los precios actuales igualan el costo para producir el grano.

El presidente del Foro del Café, Sigfredo Benítez, destaco que “Si hacemos la fórmula simple con el precio internacional, lo que le pagan al productor y el costo de corte viene siendo casi lo mismo, entonces muchos van a evaluar si conviene cortar o perderlo”.

Como ACAFESAL destacaron que urge que la banca nacional abra líneas de crédito con una tasa de interés simplificada del 4% de US$ 42 por quintal, para poder pagar mano de obra y transporte.

Sin embargo, Benítez destaco que pese hacer una medida para ayudar, es vital desarrollar un programa de emergencia para atender este tipo de crisis.

“como el Fondo de Emergencia del Café (FEC), con la diferencia que llegue realmente a los productores, porque cuando se creó el FEC, llegó a los bancos” argumentó.

También plantea que podrán darlo al precio de referencia para que los caficultores paguen luego, puesto que advierten hay cafetaleros en riesgo de no cumplir sus cuotas de créditos de cierre de este mes.

Adicional consideró que debe ampliarse la suspensión de embargos que hay en la actualidad para deudas del FEC y del FICAFE, a otras deudas y extenderlo, porque vence en diciembre próximo.

Benítez puntualizó que la suspensión de embargos es lo más urgente a atender.

Fuente: El Economista