Crece la producción de huevo en Nicaragua

0
90

La producción de huevo de Nicaragua ha crecido entre un 8% y 10% en el 2017, como resultado de los esfuerzos y el compromiso de los productores a nivel nacional, según informaron ayer representantes del sector avícola. En el presente año han alcanzado una producción promedio diaria de 79,452 cajillas de huevo, por encima de las 60,000 cajillas producidas en 2016.

El crecimiento ha llegado a todos los niveles del sector, es decir, a pequeñas, medianas y grandes empresas, independientemente de si son tecnificadas o semitecnificadas, aseguró Donald Tuckler, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa).

“Eso equivale a 870 millones de unidades de huevo en este 2017, que comparado con el nivel de población nos da una idea amplia del nivel de consumo que se está atendiendo y del nivel de comercialización que asegura que el huevo esté presente en todo momento y en las cantidades que el consumidor lo requiere”, dijo.

Registro

Tuckler manifestó que el registro oficial indica, que en Nicaragua hay 165 granjas de distintos tamaños o productores distribuidos en el territorio nacional, que están generando un total de 20,000 puestos de trabajo; 4 mil empleos directos y 16,000 de forma indirecta. Dijo que, de acuerdo con el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE), el sector aporta el 2.5% al Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua.

Por su parte, Alfonso Valerio, presidente de la Comisión Nicaragüense del Huevo (CNH), expresó que los nicaragüenses están aumentando el consumo de este alimento, el cual se ubica actualmente en 138 unidades por habitante, reflejando un aumento de 130% entre los años 2007 (cuando se consumían 60 unidades) y 2017.

Para lograrlo, dijo que mantienen una campaña permanente de consumo que promueve los valores alimenticios y nutricionales del huevo, es decir, sus aportes a la salud y su contribución al ahorro familiar.

“Estos logros han sido posible en medios de serias dificultades. El contrabando es una de las problemáticas que afecta a los productores, por su presencia irregular, misma que propició precios bajos durante el 2016 y la mayor parte de este 2017. A lo anterior hay que agregar que el contrabando significa un riesgo latente para la salud de la población, la salud de las gallinas ponedoras, y la seguridad alimentaria y nutricional de Nicaragua”, enfatizó Valerio.

Tuckler agregó que para el 2018 proyectan una tasa de crecimiento similar a la de 2017, de entre 8% y 10%.