Crecimiento económico en Nicaragua enfrenta retos

0
108
Crecimiento económico en Nicaragua enfrenta retos

 

En la Región Centroamericana el crecimiento ha sido de los más altos del continente, sin embargo expertos afirman que aún no es suficiente. De acuerdo con el coautor de la investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Crecimiento Inclusivo: Retos y oportunidades para Centroamérica y República Dominicana, Jordi Prat, hay  ciertos países donde  se ha logrado reducir la pobreza, pero existen otros que se quedan estancados.

Además afirma que hay mucha expansión de actividades primarias que no necesitan de trabajos sofisticados y estos generalmente tienen remuneraciones bajas.

Se estima que en los últimos 10 años, Nicaragua tuvo aproximadamente de 4% de crecimiento y los niveles de pobreza han disminuido en ese tiempo. “Eso lo caracteriza como uno de los países donde el crecimiento ha sido más inclusivo en la región” especificó Prat.

En el contexto latinoamericano, Centroamérica y República Dominicana (CARD) crecerían 3.8% en 2017, siendo una de las subregiones de mejor desempeño económico, según las previsiones de crecimiento.

A pesar de esto, estas tasas de crecimiento, repercuten de manera mínima en la disminución de la pobreza y en el incremento del empleo formal, así lo expone el estudio del BID, presentado este jueves en Washington.

En el caso de Nicaragua, “ha habido una estrategia donde se ha logrado reducir la pobreza mientras se está creciendo de una forma bastante saludable”, sostuvo Prat.

Por otra parte, se considera que la acumulación de capital humano junto al desarrollo de actividades económicas sofisticadas son factores de gran importancia a los que se les debe tomar en cuenta si se pretende mayor inclusividad en el desarrollo económico del país.

“A más años de educación se obtendrán mejores retornos. Prat considera que Nicaragua tiene oportunidades de crecer más si incrementa los años de educación” señala Prat

Prat explica que trabajar en la acumulación del capital humano más que del físico, permite contar con una población productiva y educada, quienes muy probablemente entren al sector formal y obtengan salarios más altos que en el sector informal.

Según datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), la pobreza general de Nicaragua en 2001 era de 45.8% y en 2016 se cuantificó en 24.9%, una reducción de 20.9 puntos porcentuales. En ese mismo período, el crecimiento económico promedio fue de 3.75%, tomando como referencia datos del Banco Central de Nicaragua (BCN).