Diferénciate de la competencia

0
138
Diferénciate de la competencia

Cuando no te diferencias como empresa, tu precio podría ser tu única arma y la peor de todas. Quizá ¿alguna vez te has preguntado qué se necesita para destacar entre el mar de profesionales que se dedican a lo mismo que tú?

Lo más probable es que en algún momento te desalientes porque en el mundo exterior hay muchos tratando de construir un negocio similar. La buena noticia es que eres y puedes ser distinto de muchas formas para no caer en “la calidad o atención nos hace diferentes”, pues la única persona que puede afirmar que ofreces una excelente calidad, es al cliente al que serviste.

Para diferenciarte no es preciso, intentar usar frases tan repetidas, sino que seguramente no has encontrado la manera correcta de expresar lo que te hace único y usarlo a tu favor para destacar, diferenciarte y que te elijan.

Aquí te queremos contar 3 maneras esenciales en donde aprenderás a diferenciarte:

Usa tu personalidad

Expresa tu opinión, tus experiencias y sé único al momento de decir las cosas, así nadie será como tú, aunque existan miles dedicándose o hablando de lo mismo que tu empresa. Esta es una manera sencilla de diferenciarte.

Cuando hablamos de personalidad, no tengas miedo de ser tú mismo (serio, aventado). No hay forma incorrecta. La gente que es extrovertida se irá contigo, la seria se sentirá más cómoda con alguien serio e introvertido.

Cuenta una historia

Las historias tienen un gran impacto, por lo que somos humanos y siempre queremos saber qué le pasó al iniciar la empresa, las dificultades, porque es probable que la otra persona (cliente) le haya pasado algo similar.

Cuando se trata de un negocio, los hechos solo son palabras y las historias venden porque conectan.

Por resultado

Esta es una de las armas más poderosas, pero la que requiere de mayor comprobación, ya sea con testimonios o experiencia, no quiero decir que no entregues resultados desde el día 1 que empieces tu negocio, pero para considerar utilizarlo como tu máximo diferenciador tienes que tener repetición.

Puede ser la sencillez con la que consiguen resultados tus clientes o porque ayudas a conseguirlos con un método más simple.