DOLORES PRADO, UNA MUJER DE RETOS

0
1529

[lightbox thumb=”https://www.tiemposdenegocios.com/wp-content/uploads/2015/03/DoloresPrado.jpg”]

Dolores Prado fue gerente general de Holcim Nicaragua por 15 años. Es una mujer con una gran personalidad que irradia cuando entra a un lugar. A lo largo de su vida laboral ha asumido grandes retos que la han llevado a liderar en un campo que ni siquiera conocía. El reto toca nuevamente a sus puertas y la lleva a otra gran aventura como CEO de Holcim en El Salvador.

¿Cuáles fueron sus primeros pasos en la industria de la construcción?
Yo trabajaba en una línea aérea española, en Iberia, como gerente general y los que abrieron esta línea en Nicaragua eran mis mejores clientes y así fue que me di cuenta que iban a montar una planta de cemento. Yo tenía 13 años en Iberia, pero hay un momento de tu vida profesional en que vos querés probarte en otro ámbito por lo que me arriesgué.

Cuando me hicieron la propuesta no sabía nada de cemento, pero me hicieron una buena oferta y la posibilidad de capacitarme. El reto más grande fue aprender. Me dijeron que la empresa se llamaba Holderbank y que era suiza, por lo que empecé a preguntar de qué se trata, investigué en internet y me di cuenta que era la empresa más grande en el mundo en cemento, concreto y agregados.
En ese momento en Nicaragua solo existía una empresa de cemento que tenía 50 años en el país y me dijeron que sería la encargada de romper el mercado, de meter una nueva marca, entonces era como un desafío buenísimo; y segundo, era algo que casi a nadie le pasa en su vida profesional, comenzar a abrir una empresa para romper un monopolio y con excelentes beneficios laborales.
Rememore algunos de los retos alcanzados y obstáculos que logró vencer profesionalmente
En ese momento yo quería un cambio en mi vida y fue un reto entrar a este mundo de hombres. Primero tenía la necesidad de cambiar y demostrarme que podía ser buena en otro tipo de negocio totalmente diferente; segundo las ganas de desafiarte y de saber hasta qué punto era capaz o no de hacer ese cambio y de ser buena a como lo había sido en mi trabajo anterior; y tercero el tema de la parte de beneficios y de trabajar en una gran empresa.Todo eso valoré para tomar el cargo de directora comercial.

Sabía que me iba a sentar con ingenieros y arquitectos, y que ellos iban a esperar que yo fuera una persona que supiera. Yo no era ni ingeniera ni arquitecta, mi especialidad siempre ha sido mercadeo y venta. Era un mundo de hombres, pero tengo que reconocer que por ser mujer nunca he sentido, en ninguno de los trabajos que he tenido, un impedimento serlo.
La verdad me siento orgullosa, cuando me anunciaron el traslado a otro país, me sentí desgarrada, por un lado dejo a mi familia, mis hijos, mis nietos, y también al hijo de mi otra familia que es Holcim, que es un hijo al que ayudaste a formarlo y que ahora te das cuenta que camina y corre solo.

¿Cómo logra equilibrar su vida profesional y la personal/privada?

Esta pregunta debe tener dos respuestas, la que doy yo y la que dan mis hijos. Creo que me he hecho un colocho toda la vida para poder quedar bien con todo el mundo. Las mujeres somos perfeccionistas y queremos ser las mejores en todo y es un desafío con nosotras mismas. Siempre tuve claro la importancia de mis hijos, me involucré mucho en su educación porque quería estar cercana. Establecí tiempos para poder ir a dejarlos y visitar la escuela, compartir con ellos las kermeses, etc.

Usted es líder en su campo, ¿Se nace con esta cualidad o se construye? ¿Cuál es la clave del éxito?

El ser humano es un ser personal y profesional, cuando tenés 160 personas que piensan diferentes es un reto tratar de quedar bien con todos, por eso me esfuerzo en quedar bien con una amplia mayoría, eso ha sido parte de mi lema.
En Holcim Nicaragua estuve ocho años como directora comercial y estoy como gerente general desde el 2009. Dos o tres años en medio fui gerente comercial con responsabilidades ampliadas, pues decidieron trasladar al gerente general a otro país y que Nicaragua estuviera como una operación pequeña, y como gerente comercial asumí algunos temas de coordinación.
Yo pienso que los líderes nacen y se hacen. Organizaciones como Holcim invierten mucho, no te imaginas cuánto, en capacitar a los jefes para ser jefes, ser mandos, ser líderes y se aprende, si tenés la voluntad y sos abierto a escuchar; si lees y si te hacen evaluaciones y lees sin represalias, cuando alguien te dice lo estás haciendo mal porque sos arrogante y eso te impacta para mejorar, vos podés aprender a ser un buen líder.

Llegar ser la única gerente general mujer en Holcim no es fácil, ¿Cuál es la fórmula en un mundo dominado por hombres?

Yo crecí con cuatro hermanos varones y mi papá porque mi mamá murió cuando yo tenía 10 años. Mi papá siempre nos enseñó en el hogar que los hombres y las mujeres éramos iguales. A mí nunca me pusieron una actividad de mujer para servir a uno de mis hermanos varones y cuando salgo al mundo laboral no siento ninguna diferencia.

En el 2015 ¿qué retos tiene Holcim Nicaragua en la industria de la construcción?

A lo mejor somos el país más pequeño que Holcim tiene en el mundo, pero los resultados de Holcim Nicaragua son muy buenos en todas las áreas: en la económica, en el área de RSE, en la de recursos humanos, en temas medioambientales, creo que hemos tratado de hacer las cosas lo mejor que se pueda y en general el colaborador se siente muy orgulloso de trabajar aquí