El perfil del emprender

0
640

El emprendedor es esa persona que tiene una sensación de inconformidad general o ante algo en particular sobre su vida o la vida de otros. Inconformidades sobre cómo funciona el mercado, una industria en concreto, la política, la sociedad, la familia o inconformidad frente a sí mismo.

Pero para tomar esa inconformidad y convertirla en progreso e innovación, es indispensable que el emprendedor tenga otros atributos, incluyendo optimismo, perseverancia resiliencia, resistencia, liderazgo y sobre todo imaginación.

La imaginación es clave, es muy importante, y lamentablemente tener un exceso de imaginación y no saber controlar el ímpetu y el instinto de explorar puede llevar al emprendedor a fracasar, no por falta de visión sino por exceso de visión. Me explico:

Si tú eres emprendedor, observas el mundo y encuentras áreas de oportunidad en un mercado determinado con un producto o un servicio una solución, es probable que falles a la primera. El motivo es que las ideas no tienen por sí mismas la fuerza de cambiar el mundo. Es necesario que esa idea se ejecutada en excelente.

Para tener éxito la imaginación es indispensable para encontrar soluciones a los problemas que nadie más ve; pero después de encontrar esas soluciones es momento de dejar un poco de lado la imaginación y enfocarse en hacer funcionar esa nueva propuesta de valor.

De hecho, un emprendedor que no identifique el momento en que es tiempo de dejar de idear nuevas cosas y enfocarse en una sola solución para un problema de un mercado determinado corre el riesgo de caer en un círculo vicioso del que es difícil salir.

Es por eso que hoy tengo para ti tres pasos generales para emprender con método y lanzar un producto o servicio sin riesgo de pasar por alto oportunidades o de quemar el mercado.

Paso No. 1: Define tu mercado y aprende de sus necesidades

Tu como emprendedor debes generar una relación a largo plazo con un nicho de mercado determinado y comprometerte con atender sus necesidades. El problema es que la mayoría lo hace al revés. Primero imagina un producto o servicio y después trata de encontrar el mercado. Esta no es la forma correcta. La forma correcta es primero definir a tu mercado y después aprender de sus necesidades.

Paso No. 2: Genera un producto que atienda esas necesidades

Ahora que conoces a este pequeño grupo de personas, que les has contactado, que les has entrevistado y que crees tener claridad sobre los problemas reales que tienen, es momento de sentarte a imaginar, reunir a tu equipo, conocer los productos o servicios existentes que ya trabajan con este mercado y que ya están funcionando en el mercado.

Paso No. 3: Observa la evolución de la audiencia y su necesidad

El punto aquí es que si tu producto no evoluciona en fondo y forma al mismo ritmo que tu mercado, te vas a quedar atrás. Tienes que ser capaz de observar la transformación de los hábitos de compra de tu mercado, sus necesidades y sus motivaciones para comprar.

Emprender sólo por emprender es la causa principal para que los emprendimientos fracasen. Emprender con método, con investigación y respondiendo a una necesidad más cercana a lo que quiere el mercado es la mejor, más rápida y más segura forma de hacerlo.