EL PET, UN PRODUCTO DEFORMABLE

0
787

Muchas personas a nivel mundial consumen una gran variedad de productos alimenticios con diferentes tipos de embalajes y empaques. Sin embargo, poco se conoce sobre los procesos de transformación por los que debe pasar el plástico PET (Tereftalato de Polietileno, un tipo de materia prima plástica derivada del petróleo) para lograr ser el empaque o embalaje deseado.

Aquí conversamos con diferentes personas que estuvieron involucradas en el proceso de producción del PET en importantes empresas del país.

Uno de ellos, el Ing. Eisner Blandino, quien laboró para Plastiglas y que actualmente lleva 6 años separado de esa industria, de acuerdo a su experiencia detalla aspectos importantes sobre la industria del plástico PET en el país.

“Plastiglas producía envase PET para Embotelladora Nacional ENSA. El PET se transformaba en envase por el proceso conocido como “Soplado” refirió Blandino.

Por existir un mercado relativamente pequeño en Nicaragua, hay cierta limitante para que las grandes transnacionales realicen inversiones de alto valor.

“Las inversiones son consideradas en relación al tamaño del mercado” argumentó.

“Muchas empresas de plásticos en Nicaragua están comprando equipos de fabricación china, que al final cumplen el objetivo de sacar el producto, pero con un nivel de confiabilidad y calidad bajo en relación a otras marcas de mayor trayectoria”. Mencionó.

También mencionó que cuando se habla de materia prima para empresas de productos de alimentos y bebidas, en este caso bebidas como Pepsi, se siguen normas y estándares de calidad muy estrictos.

Según Blandino, el mercado en Nicaragua está concentrado en PET y vidrio. PET representa cerca del 75% del mercado y el vidrio el 23%. Un porcentaje muy pequeño corresponde a lata, entre 1% y el 2%. Refiriéndose a bebidas carbonatadas, isotónicas, jugos y energizantes.

Para el Ing. Pedro Sandoval, ex trabajador de EPP (Empaques y Productos de Plásticos) en Nicaragua “Los plásticos están catalogados por su demanda. El número uno es el PET, este fue descubierto desde los años 40 pero a partir de los años 70 se le dio una aplicación para la industria, el PET ha venido en continuo crecimiento”.

Su materia prima es termoplástica, es decir, que se deforma con la temperatura.

Señaló que el PET comenzó a utilizarse 100% virgen y luego fue COCA-COLA que empezó a introducir plástico reciclado, hubo cierta resistencia, pero cumplía con todos los estándares de calidad establecidos.

Según Sandoval, cuando él estuvo en la industria del plástico, el PET pesaba 47 gramos, luego pasó a 37 gramos y este se redujo a 30 gramos.

El PET es muy brillante, el molde de la máquina tiene la forma de la botella, si una botella está bien soplada dará más brillantes y entre más brillantes habrán mejores propiedades de barrera para el producto.

Aludió que EPP era una compañía centroamericana de origen guatemalteco que le producía también la Preforma a Pepsi.

También aseveró que en Guatemala utilizan PET de empaque para la cerveza, pero aquí en Nicaragua solo se envasa en lata y vidrio porque se pide estándares más altos de calidad para proteger las propiedades del producto.

Por otro lado, el Ing. Francisco Gurdian, quien trabajó para Ser Licorera, una compañía nicaragüense que produce rones, aguardientes, alcoholes y productos derivados, detalló que el envase PET es bastante versátil, manejable y su transporte es menos complejo.

También dijo que como en Nicaragua se importan las Preformas de países aledaños, ese resulta ser un espacio de mercado necesario de explotar.

“Para entrar en ese mercado es necesario conseguirte un socio que te venda la resina, después alguien que te venda un buen equipo para realizar la PREFORMA” detalló.

Mencionó que desde Ser Licorera el aspecto físico era primordial porque la botella no debía tener ralladuras ni hendiduras, por ello se le exigía a los proveedores de PREFORMA para que se apegaran a los planes de entrega.

Los productos tienen un sistema con un proceso de trazabilidad donde se debe indicar el número de lote y la línea; mostrando esos aspectos con distintos mecanismos ya sea con un grabado láser, con tinta o inclusive con una calcomanía.

“Las personas compran una botella pensando nada más que es de  600 mililitros pero detrás de eso hay una ingeniería de producción” afirmó. El producto que sale de cualquier planta debe salir con su certificación.