Emprender; el mayor reto para la sociedad

0
569

Emprender hoy día, es un reto para quienes deciden iniciar nuevos proyectos, nuevos negocios. Día a día se enfrentan a múltiples retos en los que sus iniciativas posiblemente podrían estar en situación de peligro si no poseen las habilidades necesarias para poder enfrentarse con ellos.

Es por ello que los emprendedores deben conocer perfectamente los retos a los que se enfrentan y las posibles opciones para lograr superarlos. Solo de esta manera irán un paso adelante en el camino de consolidación o posicionamiento de sus iniciativas.

Para que tus nuevos proyectos no se vengan abajo, debes tener en cuenta lo siguiente:

No validar el modelo de tu proyecto: los que toman la decisión de emprender creen muchas veces que con solo tener una buena idea basta para iniciar y apuestan por ella (crean un producto, contratan personal y terminan embargando sus vidas si ésta idea les sale mal).

Lo más factible es que antes de invertir tiempo o dinero en crear un producto o servicio se debe realizar una investigación sobre las necesidades del mercado y la competencia, se tiene que hacer entrevistas a potenciales compradores.

Problemas de socios: si tomas la decisión de crear tu proyecto con otras personas, quizá sea un problema, pues vas a pasar muchas horas con la otra persona y tendrás que depositar una gran desconfianza en él o ella para que de esta manera todo funcione.

Errores

Si en un dado caso algo sale mal, es posible que la empresa vaya abajo. Muchas veces quienes emprenden cometen el error de buscar un socio por el simple temor a emprender solos.

Otro error es que en ocasiones se eligen a los socios solo por ser amigos o familiares a pesar de que estos no tengan algo bueno que aportar a la empresa.

Y muchas veces se eligen socios únicamente por no tener que contratar a otras personas que realice determinadas tareas.

No saber coordinar tu equipo: una persona puede ser excelente emprendiendo, sin embargo no es algo bueno coordinando al equipo. Éste, muchas veces suele ser otro de los problemas principales del fracaso.

Cuando una empresa inicia a crecer y el equipo está ampliándose, un emprendedor se puede ver desbordado ante muchas dificultades de coordinar un equipo. En algunos casos, estos emprendedores deben de contratar a otras personas para que se encarguen de esto.

Lo difícil no es emprender: luego de la fase emprendedora inicia una aún más difícil y es la etapa del crecimiento. En la primera fase se pudo haber contado con alguna fuente de financiación externa (préstamo, crédito, ahorros personales…).

Mientras en la fase de crecimiento se tendrá que iniciar a demostrar resultados, es decir, beneficios. Muchos emprendedores olvidan esta etapa e intentan no salir de la primer parte, que es la emprendedora.

Un negocio que quiera de verdad funcionar deberá demostrar los beneficios que están dando y si es antes, es mucho mejor.