¿En qué consistía el Pacto del Espino Negro?

0
99

Los nicaragüenses viven de cerca uno de los acontecimientos más importantes en la historia reciente de Nicaragua, cada 04 de mayo se recuerda la negativa de Augusto C. Sandino ante la firma de “El Pacto del Espino Negro” y el rechazo de las propuestas impulsadas por el gobierno de Adolfo Díaz y el secretario de los Estados Unidos, Henry L. Stimson.

A esta fecha se le conoce como el Día de la Dignidad Nacional que celebra el gesto de Augusto C. Sandino y su posición de lucha en contra de convenios que marginaran la vida de los nicaragüenses en su contexto de vida.

Era el año de 1927, lo que ahora se conoce como Tipitapa sería la sede donde se platearían convenios para acabar la guerra civil que se alzaba en Nicaragua bajo la condición de traer paz al país, Stimson habría invitado al doctor Juan Bautista Sacasa para sostener una reunión con los miembros que lideraban el bando de Adolfo Díaz.

Las negociaciones en torno al Pacto del Espino Negro estaban dirigidas al desarme de los ejércitos que se mantenían en el país, a cambio de 10 dólares estadounidenses, los pobladores deberían entregar sus rifles, del mismo modo, en este pacto también se pedía que Adolfo Díaz continuara con el periodo presidencial del expresidente Solórzano, la consolidación de la Guardia Nacional que sería dirigida por los miembros del ejército estadounidense y que poco después se convirtió en el verdugo en contra de los nicaragüenses.

Este último punto era inadmisible para los liberales, ya que marchaba en contra de la Constitución y sus principios, sin embargo, todos obedecieron los convenios, menos Augusto C. Sandino.

A este documento se le adjudica “Espino Negro” porque se realizó bajo la sombra de un árbol que lleva el mismo nombre y que estaba ubicado en una plaza en el municipio de Tipitapa, hoy por día, a pesar de que ha sido un gran acontecimiento, en ese lugar no hay monumentos, ni una plaza donde se pueda recordar el hecho histórico que le regresó la dignidad a Nicaragua.

“…téngase presente que Moncada, nos dijo a los jefes de columnas que había pedido a Stimsom 8 días de plazo, a partir del mismo día 5 del mismo mayo, para pedir la opinión del ejército y contestar; sin embargo, declaró día de fiesta el 4 de mayo por haber sido ese el día en que se firmó la paz, lo que prueba que a Moncada, le importó poco la opinión del ejército y que cuando regresó de Tipitapa a nuestros campamentos ya tenía en sus bolsillos la promesa de su Presidencia”, suscribió Augusto C. Sandino.

A partir de esa fecha la guerra constitucionalista pasó a convertirse en una guerra de liberación nacional, donde el ejército de Sandino comenzó a tener realce en las luchas armadas en la montaña.