Enemigos del emprendedor

0
445
enemigos-del-emprendedor

Los enemigos invisibles del éxito, perjudican en: los precios, las ventas, la productividad y pueden estar vinculando en cada uno de los procesos de tu negocio por una simple razón, viven en tu mente, tu forma de ser o tus emociones.

Así que en esta ocasión, nombraremos aquellos puntos relacionados con nuestra mente que debemos cuidar.

Miedo. El miedo paraliza y atrae muchos pensamientos negativos, excusas y suposiciones catastróficas.Para vencerlo necesitas identificarlo y sobre todo enfrentarlo por medio de la acción.

Inseguridad. Una persona que titubea al momento de estar haciendo una presentación o vendiendo un producto no sirve de nada. Debemos tener presente que más del 80% de la compra y la venta está en la comunicación efectiva.

Conformista. Mantenernos a nosotros mismos, nuestros productos o servicios bajo una actitud conformista es un error muy grave, pues nos mantiene la mediocridad.
Por lo tanto estaremos estancados, sin exigirnos más que lo básico. Elevarnos de lo común, implica necesariamente hacer a un lado el conformismo para ofrecer calidad y grandeza.

Falta de compromiso. Hace falta que algo nos atrape lo suficiente para reforzar nuestro compromiso interno. Pues se requiere de significación profunda. El apego a la promesa que nosotros mismos nos hacemos, porque queremos cumplirla, es en sí mismo “el compromiso” y de él se derivan los buenos hábitos.

La indisciplina. La selección de los hábitos correctos lleva a cumplir cabalmente con lo propuesto. La indisciplina como enemigo del éxito es en sí misma desorganización para darnos el tiempo de llevar a cabo las hábitos correctos. El indisciplinado normalmente tampoco sabe manejar sus tiempos y espacios.

El autosabotaje. Y por último el autosabotaje, alcahuete del miedo, y el que brinda las excusas, los pretextos, la salida fácil, privilegiando la razón por encima de cualquier cosa. Y en los negocios como en la vida se puede tener razón (como excusa o pretexto) o resultados..

Así que ya lo sabes, enfócate, dedica tiempo, trabaja en tus hábitos, seguridad personal y autoestima, enfrenta aquellos espacios mentales y emocionales que te detienen, para que alejes a los enemigos del éxito de tus hábitos y procesos.