ENERGÍA Y MINAS, MOTOR DE DESARROLLO EN NICARAGUA

0
2056

Aunque no lidera la lista de productos de exportación, como lo hicieron en el año 2013, y los precios internacionales presentaron una baja el año pasado; el oro continúa siendo uno de los rubros que más aporta divisas al país, ubicándose en el tercer lugar de los veinte principales productos de exportación a lo largo del año 2015, con un monto de 319.35 millones de dólares, según el Centro de Trámites de la Exportación (CETREX).

Asimismo, fue el principal producto de exportación a Estados Unidos, aportando al crecimiento de las  exportaciones hacia ese mercado, las que según datos del CETREX crecieron 10.7%.

“La minería metálica y no metálica contribuye al desarrollo económico y social de Nicaragua mediante la creación de empleos, el pago de impuestos, apoyo a iniciativas sociales sostenibles, desarrollo, e inclusión de los mineros artesanales y pequeños mineros gracias a la coordinación efectiva con los gobiernos regionales y locales, e instituciones como el Ministerio de Energía y Minas”, dijo Sergio Ríos, Presidente de la Cámara Minera de Nicaragua.

La industria minera inició una curva de crecimiento sostenido desde el año 2007, con un mayor empuje a partir del año 2011 cuando se incrementaron los niveles de producción de oro. Aportando divisas y desarrollo a la economía del país durante los últimos años, ya que de todo el crecimiento que experimenta el sector minero, deja gran parte de los recursos en el país. “De cada 100 dólares generados por B2Gold en Nicaragua, 73 se quedan en el país”, indicó la oficina de Relaciones Públicas de esa empresa minera.

minas

“La minería como sector producto de relevancia creció a partir de 2010, con la llegada de nuevas inversiones para explotación minera metálica. En 2013, el oro fue el principal bien de exportación. Entre 2010 y 2013, la industria creció un 88 por ciento. De forma específica, el aporte a las exportaciones de la empresa B2Gold, que posee las concesiones de Mina El Limón y Mina La Libertad, significaron el 5 por ciento del total de las exportaciones de Nicaragua”, agrega Ríos.

En el año 2015, los impuestos de la minería sobre los derecho de superficie (exploración) sumaron 3.2 millones de dólares; mientras que en derecho a explotación se pagó un monto de 13.52 millones de dólares, según información oficial de la Cámara Minera de Nicaragua (Caminic). El sector genera más de 5 mil empleos directos y más de 9 mil indirectos.

Únicamente la empresa minera B2Gold, una de las principales en el país, aportó durante el año 2014 a la economía de Nicaragua 187 millones de dólares en pago de sueldos, pago a contratistas y proveedores locales, impuestos, y proyectos de inversión social.  “Entre el 2011 y el 2014, B2Gold ha destinado 23.58 millones de dólares en proyectos de inversión social a nivel nacional”, afirma.

Como parte de la inversión de la empresa minera, en el año 2015 mantuvo las becas universitarias de 80 jóvenes y promovió la capacitación técnica de pobladores de Santo Domingo y La Libertad, en Chontales. Durante el 2015, B2Gold también aportó al proyecto de remodelación del parque municipal y la construcción de la biblioteca local en Santo Domingo, entre otros proyectos. Adicionalmente, la empresa minera concluyó el relleno sanitario y un proyecto de viviendas en conjunto con el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural en La Libertad.

Igualmente desarrolla el Programa Pymes, que tiene como objetivo mejorar las condiciones sociales y económicas de la gente. “B2Gold quiere  que las comunidades sean prósperas ahora y en el futuro cuando la mina ya no esté, es por ello que es fundamental trabajar fuertemente para poder salir adelante”, indica la información proporcionada.

La minería explora y extrae recursos metálicos y no metálicos en aproximadamente el 15 por ciento del territorio nicaragüense.

Igualmente, el sector genera más de 5 mil empleos directos y cerca de 9 mil indirectos. “Los colaboradores del sector devengan un salario promedio de 16,800 córdobas, además de beneficios particulares que reciben ellos y sus familias de acuerdo a convenios colectivos y políticas internas”, indica Ríos.

industria.minas

AMIGABLES

El sector minero también se ha preocupado por proteger el medioambiente, tanto con tecnologías amigables para realizar sus operaciones como con acciones de reforestación en zonas aledañas a las concesiones, reutilización de hasta el 15% del  agua que demandan, manejo apropiado de los desechos, monitoreando permanentemente las fuentes de agua dentro de las concesiones y cumpliendo con la legislación ambiental nacional, según el sitio web de Caminic.

B2Gold tiene dos presas de colas localizadas en La Libertad y El Limón, hechas de un material sintético resistente e impermeable, que cubre el fondo y las paredes para evitar la infiltración del agua residual del proceso minero en el suelo. Este material y toda la ingeniería utilizada en esta tecnología cumplen con los más altos estándares de calidad y es supervisado por las autoridades competentes.

En los últimos años en el sector minero de Nicaragua se han invertido más de 400 millones de dólares, aproximadamente, implementando tecnología y mejorando las capacidades productivas, lo que ubica al sector en un lugar de importancia en la economía nicaragüense. Y aunque el precio internacional del oro ha bajado, el sector ve el contexto como un reto para ser más eficientes como una forma de enfrentar la fluctuación de los precios internacionales, según han declarado empresarios mineros.

INVERSIÓN

El sector minero atrae mucha inversión al país. “Nicaragua es atractiva debido a su clima de inversión, estabilidad política y económica, excelente marco legal y tributario; coordinación y colaboración excepcional con el gobierno y potencial minero del país, dice el presidente de CAMINIC.

Las empresas de explotación y exploración minera metálica son de Canadá, Australia, Inglaterra  y Colombia; mientras que las empresas que explotan recursos no metálicos provienen de España, México, Suiza y hay compañías con capital nicaragüense.

ENERGÍA, OTRO PILAR DE IMPORTANCIA

Nicaragua tiene un inmenso potencial para producir energías renovables y desde hace unos años que se empezó a explotar con el claro objetivo de cambiar la matriz energética, se han alcanzado grandes logros, generando más del 50% con un impacto positivo en la economía y en el ambiente al reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

En el sitio web del Ministerio de Energía y Minas “se presentan los números del potencial de cada recurso que tenemos. Son cifras impresionantes”, dice Miguel Barrios, gerente general de Hydropenta, S.A.

“En los planes indicativos que se han presentado lo que se trata de impulsar es ir desarrollando los diversos recursos de manera diversificada y no caer en la dependencia de solamente uno de ellos. Personalmente creo que nuestro mayor potencial hoy día está en los recursos hidráulicos, de mediana y gran escala”, comenta.

El aprovechamiento de los recursos ha permitido cambiar la matriz energética del país. César Zamora, presidente de la Cámara de Energía, indicó que actualmente “en capacidad instalada ya tenemos una reversión de la matriz”, con aproximadamente el 45% de energía térmica y el 55% de energía renovable, “pero todo depende de cómo se comporte el clima, el año pasado hubo poca agua y entraron más plantas térmicas”, dijo.

Es precisamente en busca de fortalecer aún más el mercado eléctrico nicaragüense, que se creó la Cámara de Energía de Nicaragua. César Zamora, presidente de la misma, indicó que se trata de buscar el incremento de la inversión y la competitividad en el sector energía en el país. Agregó que para este año 2016 se está trabajando en nuevos proyectos e inversiones.

Barrios, por su parte, considera que a pesar del cambio climático en nuestro país, las zonas de influencia del Caribe no son afectadas como para no invertir en energía hidroeléctrica. “También en viento hay mucho por hacer, al igual que biomasa y geotérmica. Actualmente la energía solar a gran escala para conectar a la red nacional se ha vuelto más competitiva y pareciera que tiene un gran futuro”, dijo el especialista.

Zamora indicó que la exportación de energía es todavía una tarea pendiente, pero Nicaragua ya está interconectada con el mercado centroamericano y “a veces exportamos nuestros  excedentes a toda Centroamérica”.

Este 2016  será también un año positivo para el sector, ya que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) anunció la instalación de 250 módulos solares para fortalecer la irrigación de los cultivos de pequeños y medianos productores en el corredor seco del país; igualmente, se proyecta instalar 1,500 paneles solares en viviendas y escuelas de las Regiones Autónomas del Caribe Nicaragüense.