Exportación de queso nicaragüense hacia El Salvador con medidas restrictivas

0
1847

La Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (CANISLAC) y plantas procesadoras de queso nacionales denunciaron que El Salvador impone medidas restrictivas y discriminatorias a la exportación de queso nicaragüense.

El Salvador estableció nuevas normas para el ingreso de leche y derivados lácteos el pasado julio a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), endureciendo el control en la importación de productos que llegan de Nicaragua.

“Estamos conscientes de la importancia de regular los cumplimientos de los reglamentos y medidas sanitarias entre los estados partes de la Unión Aduanera Centroamericana, lo cual beneficiará a toda la región; sin embargo rechazamos totalmente las medidas restrictivas que afectan el libre comercio, así como las medidas discriminatorias referente a la aplicación de medidas más estrictas de lo necesario para nuestros productos exclusivamente” señalaron representantes de CANISLAC.

 

La situación ha provocado una caída en las exportaciones de un 17% en los últimos 15 días, aseguran productores, quienes dan plazo al gobierno para el lunes para frenar estas medidas de lo contrario van a realizar tranques.

El Salvador es el comprador-importador de lácteos más grande en Centroamérica.

“El queso en nuestro país representa el 70% de las exportaciones totales en volumen y valor de nuestra leche y de permitir estas medidas de El Salvador, como la limitación en volumen, de manera generalizada para todas las plantas sin justificaciones sanitarias, incrementará la crisis nacional por el excedente de leche, afectando en gran medida a más de 140 mil productores” detalló.

No es posible que instrumentos firmados y aprobados por el Consejo de Ministros de Integración Centroamericana, como lo son el RTCA de Criterios Microbiológicos, RTCA de Buenas Practicas de Manufacturas, Reglamento de Medidas y Procedimientos Sanitarios y Fitosanitarios, RTCA de Etiquetado de Alimentos, entre otros, se sigan obviando como regulaciones estandarizadas a nivel regional y que se permitan el establecimiento de medidas adicionales a discreción de los países.

“Es por esto que solicitamos al gobierno de forma urgente, atienda nuestras demandas y se instale a lo inmediato un Mesa de Negociación Bilateral entre los gobiernos de Nicaragua y El Salvador, en donde nuestro sector privado, podamos participar y realizar aportes a fin de buscarle una salida conjunta, la cual afecte lo menos posible a nuestros productores y procesadores” añadieron.

Demandamos que el gobierno actúe con mayor celeridad ante esta situación que pone en riesgo el desarrollo de la lechería nacional, así como el motor de la economía rural de nuestro país.