Financiamiento para mujeres emprendedoras

0
1024

Cinco mil córdobas fueron suficientes para que Maritza del Socorro Pavón iniciara un pequeño negocio, el dinero es proveniente del préstamo que realiza Pro Mujer líder en la región en el desarrollo económico y social de las mujeres y representa una oportunidad única para Martiza. Su trágica historia se remonta 29 años atrás a sus escasos 14 años cuando un hombre que trató de violarla le propinó varios machetazos en sus manos, brazos y cara.

Anteriormente de afiliarse a Pro Mujer, Maritza no había logrado obtener un préstamo, lo cual ella atribuye a la discriminación por su posición. Al preguntarle sobre sus objetivos y metas, a flor de piel refleja la guerrera en que se convirtió al llevar en su vientre cuatro hijos de los cuales dos en edad escolar permanecen a su cargo.

Ese optimismo y esa fuerza que irradia la han acompañado toda la vida, pero ahora un pequeño préstamo la ha empoderado a hacer sus metas realidad. Hoy se siente más segura que nunca.

“A mí me daban la primera vez 12 mil córdobas de préstamo, pero solo tomé cinco mil córdobas que es lo que ahora me siento capaz para trabajar. Fue una gran cosa para mí. Las mujeres confiaron en mi persona porque me conocen que soy una mujer luchadora,” dijo Maritza.

Gracias a ese pequeño impulso económico, cada fin de semana está lista para vender ambulante en su pana llena de chiltomas, tomates y cebollas. El objetivo tras cada venta es regresar con algún logro que a largo plazo le permitirá optimizar su vivienda.

Al igual que Maritza, este año unas 6.500 mujeres emprendedoras en Nicaragua podrán acceder al financiamiento de seis millones de dólares que la organización Pro Mujer tiene disponible para colocar. A través de un programa de microcréditos que conjuga además la capacitación en negocios y servicio de salud, Pro Mujer busca mujeres de escasos recursos y con deseo de superación para que estas se vuelvan financieramente independientes, saludables y seguras de sí mismas.

Según Gloria Ruiz, directora de Pro Mujer en Nicaragua, en el 2018 esperan cerrar el año con 33 millones de dólares en las manos laboriosas de 62.500 mujeres, teniendo siempre muy presente el segmento de mercado que atienden.

Los microcréditos son financiamiento de base solidaria, con garantía en la palabra de las mujeres emprendedoras las cuales muchas veces carecen de un historial bancario. Se otorgan escalonadamente de acuerdo con el tipo de negocio y capacidad de pago. La idea es que las mujeres y hombres sujetos a crédito prosperen, y no se sobre endeuden.

Para acceder a un préstamo con Pro Mujer, mujeres como Maritza deberán cumplir requisitos mínimos como el simple hecho de ser mujer, organizarse en un grupo mínimo de 8 integrantes, iniciar una actividad económica o ya poseer un emprendimiento generador de ingresos, tener las ganas de superarse y presentar documentación que acredite su identidad y domicilio.

Más que un crédito

En Nicaragua, en el primer trimestre del año, al menos 16 mujeres fueron asesinadas de forma violenta, incluyendo una menor. Adicionalmente, existen todavía 23 femicidios frustrados según el monitoreo de la organización Católicas por el Derecho a Decidir. Dado el creciente número de víctimas, organizaciones como Pro Mujer capacitan a diario a sus clientas y han incorporado campañas de información con el objetivo de sensibilizar a la mujer para alzar su voz.

Entre 2017 y 2018, Pro Mujer se alío con 9 instituciones para la atención legal y psicológica de mujeres víctimas de violencia y tan solo en el último año se logró capacitar a casi 7 mil mujeres en temas de prevención de violencia de género.