Fintech en América Latina

0
595

Las Fintech se están convirtiendo en una gran oportunidad en el mundo financiero porque facilitan el financiamiento para las pymes, ofrecen liquidez con más flexibilidad y analizar el riesgo crediticio de forma innovadora.

En ese sentido, la palabra fintech define a aquellos servicios financieros que facilitan la vida cotidiana gracias a la disrupción tecnológica, englobando prestaciones como la banca digital, los créditos online, el cambio de divisas a través de la red o los pagos online. En definitiva, a aquellos productos o servicios que ponen en común la tecnología y el dinero.

El estudio “Emprendimientos en Fintech América Latina”  realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) recomienda la creación de bancos de prueba regulatorios temporales en los que las Fintech puedan operar, evaluar sus modelos de negocio y ofrecer sus productos en ambientes monitorizados así como permitir una transición suave para los emprendimientos y sus entes de control hacia una regulación y supervisión adecuada.

“Los países mejor preparados en términos regulatorios podrán aprovechar el impacto que las Fintech pueden ofrecer. En ese sentido, el tiempo es un factor clave, considerando la velocidad con la que estas empresas se están desarrollando, varios gobiernos en la región están considerando al desarrollo como uno de los pilares para reducir la exclusión financiera”, expresó Juan Ketterer, jefe de la división de Conectividad, Mercado y Finanzas del BID.

Según lo detallado en el informe, Brasil es el país que aporta el mayor número de emprendimientos con 230 firmas, seguido por México con 180. Colombia ocupa el tercer lugar con 84, seguida de Argentina con 72 y Chile con 65. Estos cinco países concentran casi un 90% de la actividad Fintech en América Latina.

El panorama de las fintech en Latinoamérica es prometedor, sin embargo, existe una serie desafíos y condiciones que aún hay que superar para que la innovación, la tecnología y el emprendimiento desplieguen todo su potencial para ofrecer más y mejores servicios y crear un entorno financiero más inclusivo.