Fuga de talento de las empresas

0
769

Alrededor del 17 por ciento de las empresas en Nicaragua tienen dificultades cada año para contratar personal calificado. La situación se agrava entre las empresas grandes, donde al menos seis de cada diez afrontan este problema, según la Encuesta de Empresas Sostenibles, publicada por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Estos problemas para llenar una plaza afectan principalmente a empresas que están en la formalidad, lo que ocasiona que el cuarenta por ciento de las compañías en Nicaragua tengan que invertir en programas de capacitación para su personal.

Las dificultades que enfrentan las empresas para contratar personal calificado estarían explicadas en parte por el bajo nivel educativo de los trabajadores en Nicaragua. Según la encuesta mencionada solo el 12 por ciento tiene nivel universitario; el 45 por ciento solamente ha terminado la primaria; y el 31 por ciento la secundaria.

La realidad del mercado laboral ejerce mayor presión en la aspiración de toda empresa: tener al personal más capacitado y eficiente para generar más riqueza y ser más productivo, lo que supone un gran reto en Nicaragua dado los números antes mencionados.

Qué provoca la  fuga del talento

De ahí la importancia de que las empresas en Nicaragua aprendan a retener al mejor talento. ¿Se ha preguntado por qué se fuga de las empresas el mejor talento humano? ¿Cómo evitar la alta rotación?

Según una encuesta publicada por la Harvard Business Review en 2015, un tercio de los trabajadores que dejan sus empleos lo hacen por las malas relaciones con su jefe, lo que provoca que poco a poco estos vayan perdiendo el interés en sus puestos y con el tiempo renuncien, ya que están seguros que por su capacidad y nivel de preparación no se les hará difícil encontrar otro empleo.

El estudio destaca que imponer normas sin sentido como políticas de horarios exagerados o continuos monitoreos y tratar a todos por igual, es decir al vago y al eficiente, crean un sentimiento de desmotivación, y figuran entre los errores más comunes que cometen las empresas y que ocasionan la fuga del talento.

A lo anterior se suma tolerar bajos rendimientos a lo interno de las empresas, no reconocer el trabajo de los colaboradores, no preocuparse por el lado humano del trabajador y no compartir los éxitos.

Cinco claves

Cristina Cubero, directora regional de consultoría de Deloitte, plantea cinco ejes de trabajo para retener al talento más competitivo:

-Trabajo significativo: valor del impacto en lo que hago, trascender la organización.
-Gestión de apoyo: asesoría para impulsar el desempeño y crecimiento.
-Ambiente laboral positivo: flexibilidad, justicia, equidad y reconocimiento de logros.
-Oportunidades de crecimiento: espacios y herramientas para aprender, cultura de enseñanza dinámica y permanente. Estar siempre actualizado.
-Confianza en los líderes: inspiración, honestidad y sentido de propósito, en nuestros líderes.

Los más afectados

La Encuesta de Empresas Sostenibles, publicada por el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), refleja que Managua es la zona del país con mayor proporción de trabajadores con nivel universitario (25 por ciento) y que las empresas del Caribe son las que tienen el mayor porcentaje de empleados con nivel de primaria (57 por ciento). Según el estudio, en el norte el 48 por ciento de los trabajadores tienen el nivel educativo de primaria, en la región central se sitúa en 52 por ciento y en el suroriente en 48 por ciento. Este problema de disponibilidad de formación académica superior golpea principalmente a las empresas que están en la industria, seguidas de las de servicios y en menor medida a las agrícolas.