Estallido social en Bolivia empuja al gobierno a un diálogo nacional

0
133
Foto: Voz de América

El gobierno del presidente de Bolivia, Evo Morales, se encuentra en un escalonado estallido social después que estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) exigen una investigación profunda sobre la muerte del universitario de la carrera de Comunicación Social, Jonathan Quispe quien falleció la semana pasada en medio de una ola de protestas y enfrentamientos con la Policía de ese país.

En las exigencias de los estudiantes, también se incorpora la suspensión del periodo del ministro del Gobierno boliviano, Carlos Romero, a quien le han dado un plazo de 24 horas para que abandone su cargo y sea apartado completamente de las funciones, de no ser acatada la demanda por parte de los estudiantes, estos amenazaron con rehacer medidas de presión y endurecer las protestas.

Uno de los dirigentes estudiantiles atrincherados en la UEPA se ha pronunciado la tarde de ayer y comunicaron la decisión de “un ultimátum de 24 horas al Gobierno para destituir al ministro Carlos Romero para dar solución a las demandas de la universidad boliviana, caso contrario se radicalizarán las medidas de presión”.

La muerte del joven universitario Quispe, se da entremedio de una ola de protestas en la ciudad más poblada de Bolivia “El Alto” como una demanda al mandatario y sus autoridades para que se les otorgue mayor presupuesto.

Asociaciones se unen a la lucha estudiantil

La Asociación Departamental de Productores de Coca, se unieron a la lucha encabezada por el sector estudiantil que también han solicitado de manera insistente al presidente del país, Evo Morales, la destitución inmediata del ministro Romero.

De igual manera, César Apaza, dirigente de la Federación de Chulumani, indicó que sus organizaciones sociales están solidas y demandaron para que no sean calladas “a punta de bala”. Ellos, también avalaron la solicitud de destitución del ministro.

A esta presión se suma el Colegio Médico de Bolivia, quienes convocaron a sus afilados a un paro movilizado que se sostendrá durante 24 horas este miércoles, esto como parte de las medidas de presión para que el Gobierno boliviano cumpla con las responsabilidades y cancele un proyecto que impulsa la jubilación de manera temprana.

“El paro se acatará en los centros de atención médica en los tres niveles, porque es un paro coordinado por la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de la Salud (Fesirmes) y el Colegio Médico”, anunció Wilfredo Anzoátegui, vicepresidente del Colegio Médico de Santa Cruz.

“El Gobierno tuvo 10 días para atender nuestras demandas, ante el incumplimiento y el despido de un dirigente médico de Cochabamba (el doctor Carlos Nava), nos obligó a tomar la medida extrema”, aclaró.

Evo Morales llama a un diálogo nacional

Ante esta situación, Evo Morales, presidente de Bolivia, solicitó a unirse en un diálogo con las diferentes comunidades universitarias después de varios días de protestas que dejó como resultado la muerte del estudiante Quispe a manos de las fuerzas policiales que buscaban dispersar las protestas en el recinto.

La conferencia de prensa donde se anunció la solicitud fue presidida por Alfredo Rada, ministro de la Presidencia de Bolivia, quién convoco la reunión con estudiantes y autoridades.

El Gobierno boliviano realiza esta convocatoria después que los universitarios se movilizaran en las diferentes ciudades en demanda de justicia por el caso del estudiante.

Los estudiantes culparon a la Policía de ese país por la muerte de Quispe y contradijo a la versión de la institución del orden público quienes dijeron que el estudiante murió a manos de sus propios compañeros.