HARINA DE CAFÉ

0
5648

Un producto innovador en el país

La pulpa del café dejó de ser un desecho para convertirse en un producto de consumo humano.

El café es uno de los principales productos de exportación de Nicaragua. Hasta junio de este año, entre café oro y procesado, se han exportado alrededor de 260 millones de dólares de acuerdo a cifras del Centro de Trámites para la Exportación (CETREX), y a lo largo de los tiempos el grano del café es lo que más se ha explotado dejando la pulpa, conocida como baya de café, como desperdicio. Hoy en día han surgido proyectos innovadores que pueden ayudar a la sostenibilidad de la industria aprovechando la pulpa de este producto.

El grano del café representa un 55 por ciento de la masa del fruto, después de extraerle el agua, el restante 45 por ciento es la pulpa que se desechaba o se utilizaba para procesos de poco valor agregado, como abono orgánico, explica Gerardo Baltodano, director de análisis y planificación financiera de Mercon. Sin embargo, actualmente la pulpa se está utilizando para elaborar un producto llamado coffee flourTM, o harina de café.

“Lo que estamos haciendo es utilizar ese 45 por ciento (pulpa de café), crearle valor para hacer la cadena más productiva y más rentable”, dice Baltodano.

En Nicaragua, Mercon Coffee Corporation, en colaboración con un grupo de socios estratégicos fundaron la compañía CF Global Holdings Inc, por medio de la cual se dedica a la producción de este nuevo producto, de acuerdo con el sitio web de Mercon.

La harina de café funcionará como un ingrediente para la preparación de una variedad de alimentos de consumo humano: bebidas, panes, pasteles, galletas y chocolate, ya que puede ser un buen sustituto del chocolate o pasta. Además, representa una opción final para adquirir y consumir un producto saludable en comparación a otras harinas. Es importante señalar que la harina de café tiene un tono oscuro y su sabor no sabe a café, es diferente a otras harinas.

Este producto no funciona reemplazando totalmente a otras harinas, sino que se retira un porcentaje de otras harinas y se sustituye por la harina de café.

MÁS INGRESOS Y BENEFICIOS AL AMBIENTE

La harina de café elaborada de la pulpa de este fruto representa un ingreso adicional para los productores. “Siempre hemos estado interesados en la sostenibilidad de la industria de café y esto ayudará signifiativamente a la sostenibilidad de las familias productoras de café en Nicaragua y en los otros países donde produzcamos esto a futuro; ayuda al medio ambiente, esos son parte de los valores que tiene el grupo y fue por lo que nos atrajo este proyecto”, comenta el director de análisis y planificación financiera de Mercon.

También es un producto amigable con el medio ambiente, ya que todo el porcentaje de la pulpa que no se utilizaba para fertilizante se tiraba y muchas veces se hacía en los ríos; es decir, que no lo manejaban de modo amigable con el medio ambiente. Por ello, al utilizar lo que se consideraba desecho no solo se está creando una fuente de nuevos empleos, sino también se está reduciendo la contaminación que crea la industria del café.

Otra ventaja para los productores es que no se está invirtiendo en tierra arable adicional para producir la harina de café. La cosecha pasada fue la primera vez que elaboraron volúmenes considerables aunque no comerciales de harina del café. Fueron 10 lotes, aproximadamente 30 contenedores de productos.

SALUDABLE

La empresa está en la fase de desarrollo de mercado para la harina del café, para ello están en la búsqueda de compañías que puedan utilizar ese producto para generar la demanda. Una vez que exista una demanda se beneficiará toda la cadena.

Sus principales mercados son compañías de alimentos donde este producto pueda ser utilizado como un ingrediente que mejore las características de los productos de estas empresas.

Se le han hecho estudios a la harina del café y se ha determinado que contiene más fibra que el trigo, dependiendo de donde venga la pulpa puede tener un porcentaje de hasta el 45 por ciento en fibra. Además, es libre de gluten, rica en antioxidante y contiene un buen porcentaje de proteínas.

Por cada 100 libras de café se podría estar produciendo 90 libras de harina de café. A la preparación de la harina del café no se le agrega ningún químico, por lo que es ciento por ciento natural.

Este producto tiene un manejo más delicado que el grano de café, ya que a diferencia del grano, la pulpa de café aguanta menos tiempo para ser procesado debido a la humedad de esta, ya que debido a esto se fermenta o se llena de moho más rápido que el café. “Todo el proceso se debe hacer con mayor cuidado que el grano del café”, dice Baltodano.

Una vez secada la pulpa puede durar un tiempo almacenada antes de ser trillada o molida, y ya elaborada la harina tiene una vida útil bastante larga.