Inteligencia emocional influye al adquirir un nuevo empleo

0
712

Puede que tu CV comparta todos los datos duros sobre ti, pero en la entrevista tienes la oportunidad de mostrar por qué eres valioso para la organización u empresa.

Además de la pregunta esencial “¿por qué deseas este trabajo?”, considera qué quiere descubrir de ti un entrevistador cuando estás en una entrevista. Tu currículum puede hablar de tus habilidades técnicas, como análisis de datos o planificación de eventos. Por lo tanto, prepárate para hablar de tus otras habilidades, como:

Deseo. Trabajar porque te apasiona lo que haces y no porque tienes que suplir tus necesidades, es un punto de referencia al momento de elegirte para el puesto de trabajo.

Es decir, tu disposición, influye al momento de una entrevista algunos entrevistadores te dirán: “¿Cómo te preparaste para esta entrevista?” Más allá de navegar por el sitio web de la compañía y las redes sociales, prepárate para discutir un artículo, producto o idea; obtendrás puntos extra si puedes ligarlo con tu propia experiencia.

Conciencia de sí mismo. En ocasiones algunos empleadores te preguntan por situaciones por ejemplo: “¿puedes contarme acerca de un momento en el que tuviste que pedir ayuda?” Muestra al entrevistador que tienes la autoconciencia para evaluar los errores del pasado, interactuar inteligentemente con los demás y aplicar ese aprendizaje para el nuevo trabajo.

¿Cómo dar respuestas inteligentes? Sencillo analiza antes de hablar sobre las preguntas en doble sentido, porque quizás te orillen a decir cosas que en realidad no te competen o en realidad no te ayudaran mucho al momento de selección.

Llega antes de lo esperado: siempre es mejor esperar a ser esperado, y además eso habla muy bien de ti profesionalmente. También, vístete de acuerdo a la empresa: todo el mundo te dirá que siempre lleves traje (si eres hombre), pero hay lugares especiales -como agencias de publicidad y algunos medios- donde vestir tan formalmente puede ser contraproducente.

Trata de hacer plática de otro tema: siempre es bueno caer bien. No vas a salir siendo el mejor amigo de tu entrevistador, pero aunque no quedes en aquel empleo tendrás un nuevo contacto.
Tranquilízate: por lo general, el proceso de selección de las empresas es relativamente justo. Si eres el adecuado, obtendrás el trabajo. Si no, acuérdate que no hay trabajo ideal para nadie y es una buena oportunidad para ver otros campos.