Internet, un medio para enviar remesas

0
645

En el año 2006 solo 0.4% de los envíos se efectuaba por medio de internet, la cifras han cambiado, actualmente es del 5.5%; aunque una alta cantidad de personas lo hacen a través de servicios de transferencia de dinero en efectivo.

Las remesas de los emigrantes desde Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe en 2016 incrementaron a casi US$70, 000 millones, con un creciente uso de los envíos por internet y cuentas bancarias junto con una notable reducción de los costes de transferencia.

Según Peter Hakim, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, “El volumen de remesas es enorme, 70 millones de dólares, más del total del comercio entre EE.UU. y Brasil”

De acuerdo al estudio que examinaba cambios en el comportamiento financiero, el 72% de los emigrantes afirma enviar regularmente remesas, y lo hace 14 veces al año por una cantidad de US$250.

Una tendencia clave en la última década es la disminución de los costes de envío de remesas, que en ciertos casos han caído casi a la mitad, lo que ha facilitado las transacciones y agilizado los envíos.

Países con más envíos de remesas

México es el primer receptor de divisas, con US$27,000 millones, seguido por Guatemala con US$7,100 millones y  República Dominicana, con US$5,300 millones.

Por peso específico, como porcentaje del producto interior bruto (PIB), los países más dependientes son:

Haití con 25%; Honduras, 18%; Jamaica, 16.6%; El Salvador, 16.6 %; y el 10.3% de Guatemala.

En algunos casos, señaló Manuel Orozco, coordinador del estudio, las remesas constituyen el 50% de los ingresos mensuales de los hogares receptores, por lo que este dinero es importante para la sostenibilidad de las familias.

De modo general, el flujo se ha mantenido más o menos estable en los últimos años, pero es clara la creciente confianza en los envíos por medio de internet y el teléfono celular, añadió Manuel Orozco.

Sin embargo el alza, es significativamente inferior a países de la región asiática, como: India o Filipinas, donde el porcentaje de envíos electrónicos supera el 80%.