Inversiones ganaderas requieren trazabilidad

0
563

Para aprovechar el potencial de la industria ganadera nicaragüense es imprescindible mejorar los sistemas de trazabilidad, requisito indispensable para ingresar a mercados exigentes como el europeo.

En 2016, Nicaragua exportó US$420.41 millones,  los cuales US$6.1 millones se destinaron a un solo destino europeo, España, según cifras del Banco Central de Nicaragua.

Las normas de importación de carne y derivados se encuentran plenamente armonizadas en todos los miembros de la Unión Europea (UE), señala la Dirección General de Sanidad y Protección a los Consumidores, en un documento brindado en su sitio web, cuyo objetivo es garantizar que los productos importados tengan los mismos estándares de calidad que los producidos en Europa, en términos de higiene, seguridad de los consumidores y  salud de los animales.

“La legislación alimentaria de la UE insiste mucho en los procesos de control a lo largo de toda la cadena alimenticia, desde la granja hasta la mesa”, indica el documento Condiciones de importación de carne fresca y productos cárnicos en la UE, de la Dirección General de Sanidad y Protección a los Consumidores.

La trazabilidad del ganado bovino es la capacidad de seguir el rastro del animal, desde que nace hasta la faena e industrialización, registrando datos tales como: nacimiento, sexo, raza y sus movimientos, lo cual constituye la principal barrera para ingresar al mercado Europeo.

Onel Pérez, director ejecutivo de Canicarne, expone que, para abrirse paso en mercados más exigentes como el europeo, es inevitable trabajar más en el tema de trazabilidad, calidad del producto y exigencia propia de los destinos.

“No contamos con un ganado que esté trazado desde que nace hasta que se sacrifica y se le siga su rastro hasta que llegue al consumidor, aunque hay trazabilidad en el país, todavía es poca comparada con la que tenemos que hacer” comenta Pérez.

Asimismo, añade que “Además tenemos que ver cómo está la calidad que se requiere para exportar a Europa y con todas las exigencias que pide esta región”.

Por su parte, el ingeniero  Ángel Morales Castillo, presidente de la Cámara de Industria y Comercio Nicaragüense Alemana, dijo que  “la carne aún no ha logrado ingresar al mercado europeo o alemán por el asunto de la trazabilidad, hay requerimientos y exigencias que todavía no se logran, todavía no se llega al punto donde sea posible y factible”.

Por otra parte, Michael Healy, presidente de Upanic, coincide con Pérez en que el tema de trazabilidad es uno de los retos del sector para poder exportar a Europa, un mercado en el que Nicaragua tiene grandes oportunidades gracias a la calidad de su producto.

“El inconveniente con las exportaciones de carne hacia Europa, es bien simple, la mayoría de los productores de este país no están certificados en inocuidad y trazabilidad. Es una lástima ver que tenemos un mercado que lo firmamos muchos años atrás y que no hemos podido exportar.  Es un mercado muy interesante que demanda carne de calidad y nosotros los nicaragüenses por tradición producimos carne de calidad”, señaló.