La identidad digital: el nuevo mundo (Seguridad, Privacidad e Información)

0
895

Si la identidad es el conjunto de rasgos que nos caracterizan frente a los demás, el término ‘identidad digital’ pone el énfasis en aquellos rasgos del individuo que encontramos digitalizados y que están a disposición de los demás.

El término de Identidad Digital empieza a poner en circulación en los años 90, con el ingreso del internet, redes sociales y ordenadores personales.

Antes de que esto sucediera, la identidad de las personas se ajustaba a una parte formal que se trataba de documentos y certificados emitidos por el estado público (partida de nacimiento, documento de identidad, certificados de estudios, penales, etc.), todo era papel, pues había poca información digitalizada.

Fue en el siglo XX que el ordenador personal, permitió que muchas empresas de servicios comenzaran a procesar  y digitalizar  información profesional, sin embargo se inicia toda una revolución al crearse el internet que permite que tanto empresas como personas naturales digitalicen la información que deseen.

Con esta facilidad crece también una debilidad, y  es el peligro de tener todos nuestros datos como información personal, números de cuentas, archivos privados etc sin la debida protección, dado que existen personas mal intencionadas dedicadas al robo de esta información valiosa, que puede ser usada para chantajear o robar.

Otro punto a tener en cuenta es que en la actualidad muchos empleadores revisan cuentas de redes sociales para investigar y cerciorarse si las personas son lo que dicen ser en su C.V impreso. Hecho contrario sucede con quien busca el empleo puesto que para llegar a una empresa investiga a fondo los servicios de la compañía.

Por esas razones se debe tener mucho cuidado cuando estamos formando nuestra Identidad Digital, porque puede llegar a ser información que puede estar a favor o en contra al momento de buscar trabajo u otra actividad. Todo lo que se sube a la red, se queda en la red (imágenes, comentarios, videos, etc.)

El teléfono celular es uno de los medios más utilizados por distintos usuarios en el mundo, pero también es el arma más filosa para la creación de la identidad digital porque muchas veces las fotos, videos y publicaciones en vivo demuestra las preferencias o inclinaciones ideológicas que les identifica.

Algunas personas configuran sus cuentas para que no cualquier persona pueda saber qué es lo que comparten en sus perfiles, esa acción es la mejor manera de proteger su identidad, para que toda información este segura y no se utilizada con mala intención por terceras personas.

Según Fundación Telefónica, 2013 Gran Vía, 28 28013 Madrid (España) el tipo de datos que ayudan a configurar esta identidad pueden catalogarse como:

  • Datos de identidad individual: se trata de identificadores como el nombre, el número de la Seguridad Social o el DNI, el número del permiso de conducción, el número de la tarjeta de crédito, la fecha de nacimiento y los identificadores sociales de los sitios web a los que accede.
  • Datos de comportamiento: sobre transacciones, historial de navegación, datos de localización, transcripciones del call-center, historial de compra, hasta accesos que tienen día con día.
  • Datos derivados o calculados: son atributos modelados de manera analítica que sirven para hacer un perfilado de las personas, por ejemplo, para valorar el riesgo de un cliente a la hora de darle un crédito, entender la propensión a hacer algo, valorar su influencia en un ámbito determinado, etc.