La mayor riqueza de la región

0
2018

Al comparar el valor total de la riqueza, en Centroamérica las cifras demuestran que la de Costa Rica es la más alta de la región, con US$794,448.84 millones, seguida por la de Guatemala, con US$690,908.41 millones.

Honduras ocupa el tercer puesto, con US$356,508.11 millones. El cuarto y quinto lugar lo ocupan El Salvador y Nicaragua, con US$269,539.17 millones y US$223,019.95 millones, respectivamente.

En Nicaragua, la riqueza total asciende a US$223,019.95 millones, medida en dólares de 2014, según el BM. En términos per cápita, la riqueza asciende a US$37,084, teniendo en cuenta que la población total estimada para la medición fue de 6, 013, 913 personas.

Actualmente el Banco Central de Nicaragua estima que el ingreso per cápita en 2017 ascendió a US$2,167.3. Este indicador se obtiene dividiendo el producto interno bruto (PIB) entre la población.

Al desglosar el total de la riqueza según el tipo de capital, en el caso de Nicaragua y en el resto del istmo, el capital humano abarca la mayoría de la riqueza. En Centroamérica, la proporción es superior al 40%.

En Nicaragua, el capital humano acapara el 42.5% del total de la riqueza y eso equivale a US$100,420.32 millones, es decir a US$16,698 por persona. El capital natural asciende a US$81,217.9 millones, que representa el 34.4% del total, US$13,505 por persona.

En cambio, el capital producido lo cuantifica la entidad en US$54,576.26 millones (23% del total), que corresponde a US$9,075 por persona.

El capital humano tiene mayor peso en Costa Rica que en el resto de la región, porque acapara el 71.5% del total del capital (US$58,3472.80 millones), en El Salvador abarca un 68.4%. En Honduras y Guatemala la cifra es ligeramente superior al 55% del total, 59% y 57.8%, respectivamente.

El Banco Mundial tiene presente el impacto de las inversiones en educación sobre el capital humano, aunque no forma parte de los componentes de su estimación.

“Se pueden usar dos enfoques básicos para medir la riqueza del capital humano. El primer enfoque se basa en un análisis de las inversiones en desarrollo humano, típicamente con un enfoque en el gasto público para la educación. Pero los gastos se miden en cifras brutas, no en cifras netas, ya que no hay compensación neta por capital humano que se jubiló o murió en un año determinado. Además, las medidas no incluyen gastos privados en educación. Finalmente, estas medidas solo están vagamente conectados al valor del capital humano creado, debido a gastos ineficientes, particularmente en países en desarrollo”, justifica el informe.

Además, aclara, “somos conscientes del valor intrínseco de una buena educación y buena salud. Aunque, para la riqueza con fines contables, el enfoque se centra estrictamente en las estimaciones.

En Centroamérica, el capital natural es el segundo más importante, pues comprende más del 20% del total, con la excepción de Guatemala y El Salvador donde el capital producido es el segundo más importante, alcanzando cifras de 21.7% y 21.9%, respectivamente.