LA PORCICULTURA, UNO DE LOS NEGOCIOS MÁS RENTABLES PARA LOS NICARAGUENSES

0
10068

Una buena amistad siempre cosecha grandes éxitos, tal es el caso de Carlos Alfonso Amela y Noel Sevilla, quienes desde el año 2013 son propietarios de la empresa porcicultora AMSESA, Ubicada en el Departamento de Masaya.

Carlos Amela y Noel Sevilla son mejores amigos desde los 4 años de edad, en la actualidad ambos trabajan en diferentes compañías pero sus ganas de desarrollarse como empresarios les permite invertir el tiempo necesario para ayudar al crecimiento óptimo de la granja.

“Desde que yo estaba pequeño soñé con tener una granja ganadera, dice Amela. Hace un par de años se lo planteé a Noel quien estuvo dispuesto a emprender. Luego de un análisis del mercado descubrimos que la crianza de cerdos es un negocio más rentable que la crianza de ganado; primeramente por la demanda actual de carne porcina que existe en el país y porque la inversión inicial era acorde con nuestro presupuesto”

Cuando nos decidimos a comprar el primer terreno -comenta Noel- nuestro asesor nos bajó de las nubes, pues el terreno no prestaba las condiciones necesarias  para la granja y la reparación de éste superaba los costos de inversión; sin embargo, todo se fue conectando, encontramos otro terreno que nos encantó, a un mejor precio e iniciamos la construcción de la galera.

Sevilla comenta que iniciaron con una inversión de treinta mil dólares, con lo que compraron el terreno, construyeron una galera y compraron las primeras cerdas para la reproducción. Después de dos años están gestionando un financiamiento para iniciar la construcción de una nueva galera cuatro veces más grande que la construcción actual.

VENTAJAS DEL RUBRO

Amela indica que  la producción de carne porcina tiene muchas ventajas sobre la producción de carne de res “La inversión inicial es mucho menor que la del ganado bovino, además desde que se erradicó la fiebre porcina en el año 2011 existe un crecimiento en el consumo de carne de cerdo en Nicaragua”.

Otra de  las ventajas que Amela menciona es la facilidad de producción de tiempo y espacio que el negocio posee. En una área relativamente pequeña se puede tener un amplio sistema de producción, además, el tiempo de gestación y reproducción de las cerdas es más rápido, lo que  hace que el negocio sea más rentable.

SOMOS UNA GRANJA SEMI-TECNIFICADA

AMSESA es una granja líder en el mercado nacional de pequeños productores de carne de cerdo, la granja posee un sistema de producción semi-tecnificado que les permite alcanzar altos niveles de calidad con certificaciones del Ministerio de Salud y el Ministerio Agropecuario Forestal (MAGFOR), brindando a los clientes una garantía del producto.

“Ser una granja semi-tecnificada nos ha permitido mejorar el proceso de producción. Hemos reducido los costos y tenemos menos pérdidas en los lechones, menos mortandad de cerdas de reproducción y mejor calidad del producto.

“Amela también indicó que después de un par de meses desde que salieron al mercado a finales de 2013, inmediatamente su producto tuvo gran aceptación y, en la actualidad, tienen vendidos lechones que aún no han nacido.

La granja posee un sistema de desecho moderno y responsable con el medio ambiente, en el que no se expone a la producción, trabajadores y población en general a enfermedades por desperdicios producidos en la granja.

SISTEMA DE PRODUCCIÓN

“Existe una gran variedad de razas porcinas con grandes ventajas para los productores, AMSESA trabaja con dos tipos: los Topigs y Landrace, sin embargo por razones de optimización de calidad en un futuro esperamos trabajar únicamente con la raza Topigs, por el potencial genético que este animal posee, y por el gran número de lechones producidos por camada. En la actualidad nuestra granja tiene un promedio de 12 lechones por parto, encima de los estándares nacionales que no superan los 8 lechones por parto”, comenta Sevilla.

“Las cerdas vacías o recién cubiertas, se ingresan a un espacio determinado de la galera en donde es introducido el verraco para que inmediatamente procedan al coito, las cerdas con cien días de gestación son ingresadas a un cuarto prenatal para esperar el parto a los 114 días” indica Sevilla.

La granja trabaja con un proceso intensivo de reproducción, luego del destete a los treinta días, la cerda está lista para la gestación en menos de una semana, siempre y cuando no haya experimentado complicaciones en el parto anterior. Todo esto transcurre mediante el debido proceso de supervisión y suplementación de vitaminas tanto para las cerdas reproductoras como para los lechones. Así se repite el ciclo de reproducción continuamente.