La tecnología ayudará a la agricultura a usar menos recursos

0
965

Se espera que para 2030 se necesitara un 50% más de alimentos en el mundo, pero el cambio climático o la falta de mano de obra traen retos al sector agropecuario, sin embargo las TIC podrán ser la opción de producir más, consumiendo menos.

En estos momentos los agricultores tienen un papel fundamental, ya que deberán producir más a pesar de que  estarán más limitados con los recursos del agua, el suelo de cultivo y la energía; porque el cambio climático provocará a su vez minimizar las emisiones de CO2 en el campo.

El reto de la sostenibilidad agrícola es tan grande que implica los esfuerzos de todos los agentes sociales siendo uno de los principales focos de trabajo de las Naciones Unidas.

La ONU ha establecido hace un año su Plan de Acción para el Desarrollo Sostenible, fijando 17 Objetivos (ODS), donde es evidente que los problemas medioambientales y sociales son universales y afectan también a los países desarrollados, donde es conveniente introducir el rol de la empresa privada en la solución de estos retos.

Asimismo, sobresale la transversalidad de los objetivos ya que si trabajamos en mejorar la eficiencia de los sistemas de riego, estamos impactando en el medio ambiente pero, también en la calidad de vida de las personas.

Y es que la satisfacción de las necesidades alimentarias se apoyará necesariamente en la cultura del regadío. Hoy en día el regadío demanda en torno a un 70 por ciento de los recursos hídricos y ocupa un 20 por ciento de la superficie mundial.

Los agricultores tienen, por tanto, una de las mayores responsabilidades en el futuro y es dar de comer al resto de las personas. Y para salvar el reto de producir más con menos recursos parece necesario que se apoyen en las TIC.

Papel de las TIC

Las plataformas tecnológicas serán factor clave que dependerá de la buena gestión agrícola a nivel mundial. Se espera una mayor utilización de sensores que medirán desde la humedad hasta la temperatura.

Lo anterior conseguirá un buen uso de los recursos, por ende la incorporación masiva de la tecnología en las explotaciones agrícolas podrá conseguir en un futuro que la agricultura se pueda ver de forma empresarial, se profesionalice y consiga, incluso, ser atractiva para los millennials.

La agricultura de conservación en nuestro país se está poniendo en práctica en distintas zonas de la región, porque cuando no se toca el suelo esto puede retener más agua.