Maneja a clientes difíciles y exigentes

0
165
como manejar clientes difíciles

Al crear una empresa, el cliente es uno de los elementos claves para toda la compañía. Sin ellos no podríamos tener ingresos para nuestro negocio. Por este motivo, es tan importante invertir tiempo y recursos en una buena gestión de la atención al cliente.

Si tu propósito es obtener más ventas y mantener a tus clientes leales a tu empresa, tú y toda la empresa deben estar preparados para atender con todo tipo de personas. No siempre nos llegarán clientes fáciles de tratar y nunca serán todos iguales.

Hay diversos tipos de clientes y para cada uno deberás de tener una forma distinta de actuar. Así que te conviene estar preparado y conocerlos a todos.

Capacita al cliente

Existen clientes que desean a toda costa un producto o servicio, ya sea por su calidad o simplemente porque otros lo tienen, sin embargo el problema es que quizás ese producto no satisface o no es recomendado a su verdadera necesidad.

Así que para que no se den estas situaciones, debemos asegurarnos que nuestro cliente tenga toda la información con anterioridad.

No acepta sugerencias

En ocasiones no aceptan sugerencias, son muy exigentes y suelen reclamar con facilidad. Así que lo importantes es escucharles hasta encontrar el momento adecuado para comunicarse y expresarles lo que quieres darles a conocer y presentar tu propuesta de una manera interesante.

  1. Cliente dudoso

Lo esencial en este caso es estudiar al cliente y ganarse su confianza, debés mostrarle una oferta variada para que tenga opciones de elegir. En caso contrario, puedes escoger por él.

  1. Impacientes:

El ejecutivo debe tener la capacidad de ajustarse a sus tiempos y darle una oferta concreta. Ten material disponible para este tipo de clientes (folletos y manuales) para que logren estudiarlos en otro momento.

  1. Conversador:

La clave es tener paciencia; muchas empresas cuentan con personal entrenado para este tipo de situaciones, aparte de los vendedores. Puede también ofrecerles sus servicios en otros horarios, donde exista mayor tiempo para atenderlos o bien mandarles información vía electrónica o telefónica.