Modernos edificios aumentan oferta de espacios corporativos

0
1099

El país está adquiriendo un nuevo rostro, debido al resultado del repunte económico que se ha registrado en los últimos años. A pesar del temor que la población tiene por el alto riesgo sísmico en Nicaragua, la construcción vertical ha iniciado a abrir paso, al menos en el sector empresarial, donde cada día son más las empresas que trasladan sus oficinas a edificios proyectados para este fin.

Son nueve edificios de hasta diez pisos los que abrieron sus puertas en los últimos años y al menos unos 14 más proyectan hacerlo en los siguientes dos años. La apuesta de los desarrolladores se mantiene en cálculos que afirman que solo en Managua hasta ochocientas empresas aún funcionan en casas, apartamentos u otros locales que han sido adoptados para albergarlas.

Según Frank Martínez, primer secretario de la Cámara Nicaragüense de Corredores de Bienes Raíces, esto no es una moda, sino una necesidad inminente de estos tiempos, esto para mejorar la atención del cliente. Además señala que la mayoría de las empresas han remodelado o adaptado casas  y apartamentos para transformarlos en espacios de oficina. Pero estas empresas deberán tener mejores condiciones para atender a sus clientes, señala.

Está tendencia además es una respuesta al fenómeno que se ha registrado en las últimas décadas en las que las oficinas o comercios “se tragaron los sectores residenciales de la capital u otros departamentos” donde ya es difícil funcionar, por el tráfico vehicular que se ha formado, entonces estas nuevas construcciones son más cómodas y económicas, señala Benjamín Lanzas Somarriba, directivo de la Cámara Nicaragüense de la Construcción.

Entre los beneficios que los corredores de bines raíces le atribuyen a colocar oficinas en edificios están: el mejoramiento de la imagen corporativa, ahorros, jardinería, vigilancia y la factura de servicio de energía, principalmente por el ahorro que brindan los sistemas de climatización e iluminación de los edificios.

Económicos

Los parámetros que brindan los edificios son insuperables, una vez que la oficina se cierra, los administradores se hacen cargo de la vigilancia del local, dice Norman Bonilla, gerente general de Discover Real Estate.

Frank Martínez, señala que está tendencia no nueva, el auge de la construcción vertical para oficinas nace en el año 2005. Entre los años 2005-2010 se dio un primer repunte con la construcción de los edificios como: El Centro, Invercasa, Movistar Discover y otros.

El segundo repunte se percibe a partir de unos dos años, en los que se sumaron a la oferta al menos nueve edificios, según Martínez entre los que están en planos y diseño abarcarán unos 120 mil metros cuadrados, es decir entre 12 o 14 edificios que estarían concluidos entre los años 2017 y 2018. Para solucionar los problemas de parqueos la mayoría contempla en sus diseños la construcción de espacios subterráneos.

Lanzas afirma que hay planes de edificar unas 11 construcciones de hasta más de 20 mil metros cuadrados en zonas como la pista Jean Paul Genie, la rotonda Centroamérica, Bolonia, Carretera a Masaya, la pista Suburbana, entre otras zonas de la capital.