Miguel Barrios: “Nicaragua debe utilizar más sus recursos naturales para generar energía.”

0
2291

Miguel Barrios ha sido desarrollador y promotor de proyectos de energía renovable desde inicios de los años noventa. Tiene una vasta experiencia en el tema y se le considera uno de los pioneros en el desarrollo de energías limpias en Nicaragua. Actualmente es el gerente general de Hydropenta, S.A. y, al igual que hace más de veinte años, continúa creyendo firmemente en que se debe seguir por el camino de las energías renovables, aunque ahora el precio del petróleo haya caído.

Desde hace años se está hablando del cambio de la matriz energética en el país. Y en los últimos años se ha logrado alcanzar casi un 50 por ciento de producción de energía limpia. ¿Cómo valora usted esto?

Ha sido un gran trabajo conjunto del Gobierno de Nicaragua, de los desarrolladores de proyectos, profesionales del sector energía y de los inversionistas privados nacionales y extranjeros. Cambiar la matriz ha implicado una decisión de Estado, donde se apoya a la inversión privada a que comprometa recursos financieros de gran escala, para que tome riesgos y confíe en el país. Los proyectos de energías renovables son de retorno a largo plazo. Es decir que para recuperar la inversión, sea el recurso natural agua, viento, biomasa, solar o geotérmico, y resulten tal como los estudios lo indicaren, se necesitan al menos 10 años para recuperar la inversión propia y entre 15 y 20 años para terminar de pagar a los bancos, esto implica una decisión muy difícil, mucha confianza y que toda la cadena del sector energía funcione correctamente.

Usted ha estado inmerso en el mundo de la generación de energía limpia desde el inicio, con la construcción del Parque Eólico Amayo. ¿Cómo considera que ha sido este recorrido hacia el cambio de la matriz energética?

En realidad mi participación ha sido como desarrollador o promotor de proyectos entre ellos Amayo, mi conclusión es que ha sido un proceso de romper esquemas muy cerrados, cuando se pensaba que no eran necesarios los PPA (contrato de compra venta de energía) para invertir. Esta visión entre 1995 y el 2006 tuvo un nefasto resultado de cero inversión. Es imposible conseguir un préstamo de millones de dólares si no se tiene un contrato con la distribuidora de energía o con un gran consumidor. También la resistencia a nuevas tecnologías, como el viento por ejemplo, hacía que existiera poca colaboración de autoridades que dieran curso a nuevos proyectos. Fue una etapa difícil para los proyectos renovables. Al cambiar esta situación, a partir del año 2006 hasta hoy, el resultado ha sido al menos 400 MW en nuevos proyectos renovables, logrando el cambio radical de la matriz energética al 50 % que mencionas.

¿Cómo se siente al ser partícipe de este cambio tan importante para el país?

Muy contento y muy satisfactorio. Pero falta mucho por hacer, tenemos inmensos recursos naturales que es nuestra obligación desarrollarlos y explotarlos sosteniblemente. El hecho que el petróleo esté barato no debería detener el impulso logrado estos últimos diez años.  Es mas bien una oportunidad para lograr construir proyectos renovables a menores costos y por lo tanto contratar con tarifas razonables que quedarían por muchos años, y no en dependencia de los precios de combustibles que tenemos que comprar afuera. Hoy el petróleo esta barato, pero en tres o cinco años no sabemos. Pero si construimos un proyecto renovable se fija un precio por 100 años, esa es la gran diferencia. Y además, está el tema de la Seguridad Energética, como un tema de seguridad nacional para el desarrollo de largo plazo. Los combustibles se producen a miles de kilómetros de Nicaragua, tienen que venir barcos todas las semanas, en cambio el agua, viento, volcanes, ingenios azucareros y el sol están aquí. Producir la energía con nuestros propios recursos da estabilidad a la inversión de largo plazo, a la economía, a los hogares, en fin a Nicaragua.

Se ha hablado de exportar energía hacia países de la región. ¿Lo estamos haciendo?

Entiendo que sí en poca escala, pero sí es un gran mercado potencial. En este momento tal vez los países de Centroamérica prefieren instalar plantas de petróleo antes que firmar un PPA (contrato de compra venta de energía) con una empresa nicaragüense de energía renovable.  Pero volvemos al mismo tema, ¿por cuánto tiempo? y entonces volvemos al momento de hace 15 años cuando el petróleo estaba a los precios de hoy. Países con visión de largo plazo que a pesar de los bajos precios del petróleo invirtieron en renovables y les fue bien, países que no invertimos en renovables y nos quedamos en petróleo, pagamos las consecuencias de altos precios energéticos por muchos años y tuvo un serio impacto en el desarrollo y competitividad del país.

Desde sus conocimientos y experiencia, si producimos suficiente energía limpia, incluso para exportar, ¿por qué no la utilizamos más y se bajan los costos de la energía?

Creo que Nicaragua debe utilizar más sus recursos naturales para generar energía. Es una tendencia mundial, hasta los países petroleros, como Arabia Saudita, Venezuela, Estados Unidos y muchos más lo están haciendo. No necesariamente porque en este momento sea más bajo el precio, porque de hecho momentáneamente no lo es, sino porque las renovables nunca se acaban, el petróleo sí.  Pareciera muy simple y fácil de entender, pero es difícil de ejecutar por los enormes intereses detrás del petróleo. Y también porque a veces para un país pobre, como nosotros, es más fácil invertir en una planta de combustible a base de petróleo porque tiene un resultado más rápido. En realidad son difíciles estas decisiones, pero no debemos caer en los extremos. Mi opinión es continuar en el camino de las renovables como visión estratégica y construir proyectos a base de Petróleo para fines de corto plazo.  El Gobierno maneja mejor este tema, creo que van por ahí.

¿Continúa siendo un sector atractivo para las inversiones?

Es un gran atractivo siempre que sea rentable y la cadena generación, transmisión y distribución continúe funcionando bien.  Yo soy optimista que seguirá funcionando bien. Pero el tema de fondo para invertir hoy es el mercado; en otras palabras tener a quien venderla. Un buen desarrollo el mercado centroamericano nos conviene, ya que en Nicaragua la demanda es relativamente pequeña y no da para muchos grandes proyectos. La posibilidad de mayor espacio para energías renovables es la sustitución de plantas obsoletas, mayor crecimiento de la demanda por la industria, riego y electrificación rural. Si esta demanda aumenta y esta sustitución se da, habrá más proyectos renovables.