Nicaragua exigente para los negocios

0
630

Nicaragua actualmente sigue siendo el país de Centroamérica donde es más complicado hacer negocios por sus normas internas.

En el último año, pese a aplicar una reforma, se conservó en la cola del istmo al perder cuatro puestos en el ranking mundial del Doing Business 2018, Reformas para Crear Trabajo, publicado este martes por el Banco Mundial.

Nicaragua ocupa el puesto 131 de 190 países evaluados y tuvo una calificación de 55.39 de un óptimo de 100.

En la edición anterior del estudio, que evalúa diez componentes, Nicaragua fue situada en  la posición 127 de entre 190 países y una calificación de 55.75 que no es comparable con la de este año, ya que, de acuerdo con  el Banco Mundial, debido a la aplicación de reformas, este año fue necesario aplicar una nueva metodología. Con ella la calificación del año pasado se actualiza a 55.30, lo que reflejaría una mejoría de 0.09 con respecto a la de este año.

Además de aclarar que la calificación del año pasado fue ajustada por la aplicación de la nueva metodología, por medio  de un comunicado el Banco Mundial destacó que entre 2016 y 2017 Nicaragua implementó cambios sustantivos en el marco regulatorio local para hacer cumplir los contratos. “Lo que se logró mediante la adopción de un nuevo Código de Procedimiento Civil que introduce reglas de gestión de casos más estrictos”, indica la nota del Banco Mundial.

Por otra parte, una análisis de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) detalla que  “En términos relativos, se observan mejoras en dos componentes: resolución de insolvencia que se refiere a la capacidad de respuesta en tiempo y costo que tiene asumir el acreedor en la recuperación de deudas en situación de insolvencia de algún deudor y en pago de impuestos”.

Sin embargo, Funides advierte que en los otros ocho componentes registran deterioro. “La desmejora en la protección de los inversionistas se debe a un retroceso en el alcance de los derechos de los mismos, particularmente de los minoritarios, quienes no pueden convocar reuniones extraordinarias de accionistas, algo que según el informe anterior sí se podía hacer”, señala Funides.

“El Doing Business señala que este nuevo procedimiento consiste en registrar a los trabajadores en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y obtener el certificado de parte de dicha institución. No obstante, señala que es posible realizarlo de manera simultánea con otro procedimiento”, explica el análisis de Funides.

El último de la región

Además de ocupar el último puesto —entre los países de Centroamérica del rankinng del Doing Business 2018—, los indicadores en que más desventaja tiene el país con respecto a sus vecinos son: manejo de permisos de construcción, registro de propiedades, obtención de electricidad, obtención de crédito, protección a los inversionistas minoritarios y pago de impuestos.