Nicaragua: La tercera economía que más crecerá en 2018

0
142

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyecta que la economía nicaragüense cerrará en 2017 con un crecimiento de 4.9%, y en el 2018 con un 5%.

El crecimiento de Nicaragua para 2018 será alentado “sobre todo por el impulso exportador del sector agropecuario y de la industria alimenticia, y la inercia en el crecimiento de la construcción”, según el informe de  Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2017, presentado ayer por la Cepal.

“Esto compensará la desaceleración del consumo, en mayor medida del Gobierno (considerando que en 2018, a diferencia de los dos años anteriores, no habrá erogaciones por concepto de organización de elecciones), pero también del consumo privado”, reza el informe acerca de Nicaragua.

Para la Cepal, en Nicaragua también se contempla que “en 2018 la inflación siga su tendencia de crecimiento, como consecuencia del incremento en los precios de los bienes transables, considerando, asímismo, un ligero aumento en el precio del petróleo”.

Nicaragua será el tercer país de América Latina que mayor crecimiento económico conseguirá en el 2018. La economía de América Latina que anotará la mayor tasa de expansión el próximo año será Panamá (5.5%) y en segundo lugar, República Dominicana (5.1%).

La región

América Latina y el Caribe han iniciado en 2017 la recuperación de su crecimiento económico, con una moderada expansión de su Producto Interior Bruto (PIB), de un 1.3%, tras registrar caídas en los dos años anteriores (-0.2 y -0.8%), dijo ayer la Cepal.

Para 2018, el organismo de Naciones Unidas prevé una profundización del crecimiento regional hasta un 2.2%, según señala en su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2017, presentado ayer en la capital chilena.

El resultado de 2017 se explica por un aumento de la demanda interna (1.5% al tercer trimestre), y además, por el crecimiento de las exportaciones.

Por subregiones, América del Sur cerrará 2017 con un crecimiento del 0.8% que subiría a un 2% en 2018, mientras que América Central más México pasarían de un 2.5% este año a un 2.7% el próximo, y América Central sola, de un 3.3 a un 3.6%, mientras que el Caribe lo hará de un 0.1 a un 1.5%.

La cifra de 2017 para el Caribe incorpora los daños causados por los huracanes “Irma” y “María” en varios países de la zona.

Según el informe, en 2018 se espera que la economía mundial se expanda a un 3% (2.9% en 2017), con un mayor dinamismo de las economías emergentes frente a las desarrolladas.

El resultado regional en 2018, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) se explicará en parte por un mayor dinamismo de Brasil, que crecería un 2%, comparado con el 0.9% de 2017, mientras otros países que vienen creciendo a tasas moderadas tendrán una aceleración.

Chile pasará de un crecimiento del 1.5% este año a un 2.8% el próximo; Colombia avanzará del 1.8% al 2.6%, y Perú pasará del 2.5% en 2017 a un 3.5% en 2018.

México, la otra gran economía regional junto con Brasil, pasará de un aumento del PIB del 2.2% en 2017 a un 2.4% en 2018, cuando se espera que Panamá anote la mayor tasa de expansión de la región, con un 5.5%, tras crecer un 5.3% este año, seguido de República Dominicana, que pasará del 4.9 a un 5.1 %, y Nicaragua, que avanzará del 4.9 al 5%.

Riesgos

El informe advierte de que pese al contexto internacional más favorable, persisten desafíos y riesgos latentes para la región que pueden afectar la consolidación del crecimiento en el mediano plazo. En el ámbito financiero hay incertidumbres originadas por la normalización de las condiciones monetarias que han venido implementando o anunciando  la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), el Banco Central Europeo y el Banco de Japón.

A ello se agrega la tendencia hacia una mayor desregulación financiera en Estados Unidos, donde una eventual reforma tributaria podría acarrear una mayor volatilidad financiera, producto del aumento de los flujos de capitales hacia ese país.

También se presentan riesgos geopolíticos derivados del mayor proteccionismo observado en algunos países, que se reflejan en el creciente apoyo a partidos antiglobalización en algunos países de Europa y la votación a favor del “brexit” en el Reino Unido el año pasado.

En materia laboral, se espera que el desempleo disminuya en 2018, en consonancia con la mejora del crecimiento económico -después que aumentara entre 2016 y 2017 del 8.9 % al 9.4%- y que baje al 9.2% el próximo año.

La Cepal recomienda a los países ampliar el espacio fiscal de acuerdo con la realidad de cada uno, a partir de tareas diferenciadas, manteniendo el activismo tributario en aquellos con baja recaudación, mientras que en todos se debe intentar reducir la elusión y la evasión fiscal, que llegó a US$340,000 millones en 2015.

También indica que es necesario ampliar los mecanismos de cooperación internacional, evaluar los espacios al crédito público y fortalecer la provisión de bienes públicos en infraestructura, protección social, salud y educación, además de aumentar el coeficiente de inversión mediante asociaciones público-privadas y el rediseño de incentivos fiscales para políticas industriales.

Por último, la Cepal llama a mejorar los mecanismos de gestión del gasto público y de rendición de cuentas, y cautelar la inversión pública, entre otras medidas.