NICARAGUA REQUIERE DE MÁS TÉCNICOS

0
1015

El país enfrenta el reto de capacitar a más y mejores técnicos, ante lo cual algunas empresas se han dado a la tarea de formarlos.

Para dinamizar la economía del país se debe superar la escasez de técni- cos de calidad de nivel medio y supe- rior junto con profesionales con los perfiles adecuados. “Sin embargo, los datos disponibles sugieren que en el país se están formando muy pocos técnicos”, señala el Informe de Pro- greso Educativo Nicaragua, Calidad y Equidad para el Desarrollo Humano 2014, realizado por el foro educativo nicaragüense, eduquemos.

Ante este reto que se le presenta a Ni- caragua, es importante destacar qué tipos de técnicos se deben formar. Para ello hay que saber cuáles son las nece- sidades reales que tiene el país en tor- no a este tema; es decir, cuáles son las áreas que tienen mayor demanda de técnicos de nivel medio, pero sobre todo de nivel superior en el país.

Los técnicos de maquinaria pesada están entre los más demandados, y al- gunas empresas, ante la necesidad de este tipo de colaboradores, han optado por brindar preparación en este cam- po. Es el caso de Machinery Company (Nimac) que creó el Centro de Desarro- llo Técnico en el año 2008. “Empezamos a formar lo que se llama el Centro de Desarrollo técnico para atender las ne- cesidades de capacitación de nuestro personal técnico”, dijo Alejandro Tala- vera, gerente de recursos humanos de Nimac.

“Con el avance de la tecnología, todo lo que traen los equipos y el avance de sus componentes, nos dábamos cuenta que traer técnicos únicamen- te con una base, que es la que entre- gan las escuelas técnicas del Inatec, no nos resolvía mucho porque los muchachos salen capacitados como Técnico Automotriz, y entre Técnico Automotriz y Técnico en maquinaria pesada hay una brecha que cerrar. Lo primero que hicimos, como Nimac, es tratar de resolver el problema de nuestros técnicos de servicio del fu- turo”, explica.

Nimac en alianza con Caterpillar crearon un plan de capacitación para los técnicos de servicio de la compa- ñía. Para ello comenzaron a trabajar con dos escuelas técnicas: Fundación Samuel en Managua y el Instituto Técnico La Salle en León. En conjun- to con los centros se realiza una eva- luación para elegir a los mejores es- tudiantes para ingresar al Centro de Desarrollo Técnico de Nimac. Uno de los requisitos indispensables es que cuenten con los estudios de técnico automotriz y bachillerato. Los cursos tienen una duración de seis meses.

Sin embargo, esto fue más allá. “Abri- mos la oferta para nuestros clientes y les ofrecemos este tipo de forma- ción, ya sea una formación integral o cursos específicos de componentes, ya sean eléctricos o hidráulicos para gente que ellos ya tienen trabajando y que lo único que quieren es afianzar conocimientos sobre estos componen- tes”, detalla Talavera.

Este tipo de carreras está dirigido a dos públicos: jóvenes que se van a formar desde el inicio y técnicos que ya existen y requieren actualizarse. Además de dividirse en cursos para técnicos y para operadores.

Nimac también da respuesta a las necesidades de sus clientes que re- quieren de personal capacitado, para lo cual, en el año 2011 surge la Escuela de Operadores, luego de que a través de la Cámara Nicaragüen- se de la Construcción se planteó la necesidad de formar operadores con capacidad de entender maquinaria que estaba entrando al país, comen- ta Talavera.

EL RETO

Garantizar a la juventud opciones de educación laboral y tecnológica en sus distintos subniveles es fundamental para impulsar el desarrollo, reducir la pobreza, el desempleo y el subempleo. Esto es más crítico al considerar que el 64.5 por ciento del total de desocupados del país son jóvenes, muchos de los cuales están entre los llamados ni-ni (ni estudian ni trabajan), señala el informe de Eduquemos.

El presupuesto asignado para la educación técnica media para el 2014 es modesto: 0.48 por ciento del Producto Interno Bruto, en comparación con la asignación presupuestaria a las instituciones públicas de educación superior, que es de 1.24 por ciento del Producto Interno Bruto en 2014, incluyendo fondos para pagar energía eléctrica y servicios de agua potable. De acuerdo con el informe se desconoce qué proporción de estos fondos se dedican a las carreras técnicas superiores.

“Se valora como avance el proceso de planificación estratégica que viene realizando un conjunto de alrededor de 50 universidades públicas y privadas, en coordinación con el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), asistidos por el PNUD. Proceso mediante el cual se trata de adecuar la oferta académica a la demanda y tendencia del desarrollo nacional. No obstante, este proceso todavía no incluye un análisis sobre la oferta y la demanda de mediano y largo plazo de técnicos medios y superiores, menciona el informe”.