No es solo donar sino compartir

0
1362

En el Hogar de Protección Pajarito Azul (HOPROPA) se está atendiendo de manera integral a 87 niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos con discapacidad, quienes en su mayoría han sido abandonados y en la mente de cada uno aún está presente la pregunta ¿Dónde están mis padres?

Aunque en el hogar convivan con muchos compañeros, los sentimientos encontrados al ver una visita en el hogar son inexplicables. “Algunos piensan que son sus familiares que llegan a visitarlos” expresa Arlen Guevara, quién es Trabajadora Social y encargada de Relaciones Públicas.

Te saludan, te abrazan y hasta te besan de la alegría que les provoca el tenerte en su casa, inclusive te cuentan sus experiencias. Ellos que te miran recorrer los pasillos del hogar te hacen parte de su familia.

Y es que quienes fueron elegidos para ser sus padres los abandonaron.

Aunque el sentimiento de abandono inunde el hogar, con casi 22 años de existencia, el Pajarito Azul logra ser una gran familia con sonrisas, deseos y alegrías.

Los niños, jóvenes y adultos presentan parálisis cerebral, discapacidad intelectual, autismo, síndrome de Down, no videntes con problemas auditivos y dos casos especiales de esquizofrenia, estos últimos son tratados por el hogar baja supervisión médica.

“En el Pajarito Azul todos somos familia y los muchachos están internados aquí, lo que buscamos es desarrollarles una vida normal, a pesar de las necesidades y carencias afectivas” expresa Guevara.

En este hogar se celebran todas las fechas especiales, asimismo se integran en educación especial y escuelas regulares.

Se ha luchado por conseguir espacios en la sociedad, con la finalidad de sensibilizar a las personas, profesores, alumnos, padres de familia dejando atrás los estigmas de que la discapacidad te limita y no es así.

Según Arlen Guevara, los recursos que tienen no cubren las necesidades que requieren los que viven en este hogar.

“Una de las situaciones que les afecta como hogar es que les confunden con el Teletón, muchos piensan que por apoyar al teletón ya nos apoyaron a nosotros y no es así, aquí solo se recibe apoyo del Ministerio de la Familia” argumentó.

Además refirió que el 80% de la población del Pajarito Azul convulsiona, muchos de ellos convulsionan de manera permanente sin embargo garantizar el medicamento para todos es muy difícil  lo que hacen es elegir los casos más críticos para darles el tratamiento.

Por otro lado, los más pequeños quienes son llamados “ositos” en el hogar tienen problemas respiratorios por tener parálisis cerebral severa y tampoco se cuenta con los recursos necesarios para cubrir esos gastos.

Otro de los problemas que afecta las funciones regulares de este hogar son los elevados precios del recibo de la luz, además para Guevara sería una fortuna tener un médico de planta.

“Vengan y conozcan sobre las necesidades, que nazca en su corazón compartir un momento con los niños” argumenta Guevara.

A la vez expresa que lo más importante es que lleguen a compartir que puedan vivir experiencias y cambiar sus mentalidades, porque en ocasiones los adultos se quejan de cosas insignificantes pero ellos son los mayores maestros de vida.

No solo es donar sino compartir, Guevara le hace un llamado a la sociedad civil y empresa privada para que formen parte de esta experiencia de compartir ayudándoles en lo que puedan ya sea: Materiales de limpieza, Productos de aseo personal, Calzado, Medicina y Ropa que puedan utilizar en está navidad.

A través de tu apoyo contribuyes a la manutención, educación y bienestar de un niño, niña o joven con discapacidad.

Su aporte monetario lo puede depositar a la cuenta de ahorro #300603092 (Cuenta en Córdobas) o la cuenta de ahorro #301605846 (cuenta en dólares) o bien a las cuentas de ahorro del BAC #014018790 (cuenta en córdobas) y #014018782 (cuenta en dólares), todas a nombre Asociación Hogar de Protección Pajarito Azul.