Operar a distancia ofrece flexibilidad y grandes desafíos.

0
633

Cada vez, son más los emprendedores que trabajan de manera remota. Quizá tienen una oficina en casa, un espacio de Coworking (es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores, y pymes de distintos sectores, compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para llevar a cabo sus proyectos profesionales), o incluso un sitio en la cafetería más cercana.

Pero, afortunadamente, la tecnología ha permitido a todas las personas, incluso a los emprendedores que aún van diariamente a la oficina, beneficiarse de la flexibilidad de trabajar del lugar que ellos prefieran.

Para quienes trabajan desde sus hogares, pueden nombrar sus beneficios, así como sus obstáculos, he aquí 6 prácticas básicas para trabajar desde casa:

  1. Crea horarios de oficina regulares

Quienes trabajan desde sus hogares, muchas veces suelen trabajar mucho más de lo que harían en una oficina. Otros trabajadores batallan para mantener un horario regular, laborando pocas horas un día, para luego operar toda una noche.

En algunas ocasiones, cuando la persona está trabajando, se presentan ciertas interrupciones que no se pueden evitar, como las obligaciones familiares. Y muchas veces, hay fechas de entrega que necesitarán trabajar horas extras.

Para estas situaciones, debes establecer horarios de trabajo y acostumbrarte a ellos. Luego, desconéctate lo más que puedas de tu negocio y disfruta del resto de tu día.

  1. Planea y estructura tu jornada

Planea tu día para tener una máxima eficiencia. Aprovecha los ritmos naturales de tu cuerpo y labora en tus horas más productivas. Si crees que te concentras mejor en las mañanas, entonces trabaja en esos horarios.

Haz una lista de los pendientes más importantes que hay que desarrollar en el día. De ser posible, cierra la puerta de tu oficina para avisarles a los demás que no deben interrumpirte.

  1. Vístete para impresionar (aunque solo estés en casa)

Te puede parecer muy relajante trabajar en pijama todo el día, pero es un mal hábito laboral. Tener un estilo casual de vestimenta te ayudará a transicionar suavemente entre tu vida de trabajo y de hogar, aunque sea en el mismo lugar geográfico.

Además que tus clientes no tendrán credibilidad en lo que les estas ofreciendo.

  1. Destina un área de trabajo

Trata de laborar en un mismo lugar todos los días. Puede ser un sitio que hayas convertido en tu oficina, donde te sientes bien.

Además, asegúrate que tu espacio funcione para tu estilo y modelo de negocio. Decóralo con elementos que te inspiren y te hagan feliz como: flores, música o fotografías.

  1. Toma descansos

Elabora tiempos de descanso durante el día. Sal de tu zona de trabajo y camina alrededor de tu casa o en la calle.

Una de las grandes ventajas de laborar desde casa es tener flexibilidad.

  1. Evita distracciones

Uno de los grandes retos de trabajar desde casa es que no existen compañeros ni jefes que te ayuden a enfocarte porque sólo respondes a ti mismo. Siempre hay pendientes que atender en casa. Haz lo que puedas para dejar estos quehaceres –como lavar los trastes o poner la lavadora– para el tiempo en que ya estés en “casa” por la tarde.

Principalmente, enfócate el día de trabajo para conservar la productividad constante. Evita cualquier cosa que no esté relacionado con el trabajo.

Enfócate durante el día de trabajo para mantener la productividad constante.  Evita las distracciones en línea, limita el tiempo que pasas en el correo electrónico, redes sociales y sitios web que no estén relacionados con el trabajo.