ORGANIZA TUS FINANZAS Y CONSTRUYE TU FUTURO

0
855

Adquirir una vivienda propia en la actualidad para muchos es un problema económico, pero existen diversas dificultades financieras que van desde la falta de ahorro hasta el descontrol desenfrenado de gastos innecesarios.

Lo anterior lo explica Gisella Canales Ewest, columnista financiera y creadora del blog de educación financiera “dele peso a sus pesos”. Según ella adquirir una vivienda es la inversión más grande para muchas personas, especialmente cuando sus ingresos son muy bajos; sin embargo, para lograrlo se requiere de mucha disciplina financiera.

Por lo tanto, organizar tus finanzas requiere de dos pasos fundamentales. Primero, presupuestar todos los gastos que se tengan de modo que se cuide hasta el último córdoba; segundo, ahorrar lo más que se pueda para lograr sus metas, incluyendo una casa.

No malgastar el dinero. Es lo más primordial que se debe cumplir a la hora de organizar tus finanzas. En nuestro país hay muchas familias que tienen ingreso no mayor a los $500 dólares, por ello se debe hacer que rinda el dinero, hay que tener más control por el consumismo y buscar alternativas más económicas a cada situación.

Por ejemplo, cocinar y llevar la comida al trabajo en vez de comprarla en comedores; dejar de pensar que sólo se puede usar ropas y zapatos de determinada marca; economizar al máximo en el gasto de servicios básicos del hogar; y buscar generar ingresos adicionales. Iniciar algún negocio desde casa es una opción, expresó Canales.

Aquí la elaboración del presupuesto es elemental y, sobre todo, respetarlo es lo fundamental para constituir un estado financiero estable.

EL PASO A PASO DE UNA NUEVA CASA

Es realmente un gran reto adquirir una nueva casa, e incluso hay quienes menosprecian lo importante que debe ser construir un futuro tomando como punto de partida el ahorro.

Actualmente el problema al que se enfrentan los nicaragüenses para obtener una casa es reunir el dinero para la prima, pues se carece de la cultura del ahorro. Por lo tanto, el primer paso para quienes quieran comprar una casa en el futuro es empezar a ahorrar. ¿Cómo se logra? reduciendo los gastos menos necesarios.

Muchos de los bancos que financian créditos hipotecarios piden como mínimo el 10% del valor de la vivienda en concepto de prima; es decir, te financian el 90% restante. Entonces, si la vivienda vale $20,000 dólares se tendrán que ahorrar los $2,000 dólares a pagar de prima más los gastos con los que se incurre al concretar el crédito, tales como gastos de cierre, comisión bancaria, inscripción, entre otros.

Otro obstáculo común, según Gisella Canales, al que se enfrentan los nicaragüenses es el de su récord crediticio. En el país aún no predomina la cultura de cuidar el récord crediticio, se tiende a menospreciar el daño que se causa cuando entra en mora o no se honra una deuda. Hay casos donde se les niegan préstamos para vivienda por tener antecedentes de mala paga.

También recomienda que los compradores no dejen que los bancos tomen las decisiones por ellos, deben leer bien todos los documentos a firmar y comprenderlos, sino corren el riesgo de perder dinero.

Esto ocurre siempre por el alto grado de desconocimiento que existe entre las personas, generalmente los usuarios no están informados, los bancos, por ejemplo, deciden por el cliente qué seguros de vida y del bien tomar, qué aseguradora, qué tipo de tasa de interés, entre otros. Argumenta, Canales.

Lo más viable a este tipo de situaciones es que el usuario debe buscar asesoría (de ser posible), o al menos buscar a personas que ya hayan pasado por ese proceso, para conocer los errores y aciertos al adquirir una vivienda a través de un crédito hipotecario.

Los créditos hipotecarios por su naturaleza son a muy largo plazo (montos altos). Incluso, en Nicaragua la mayoría de los créditos son de 15 a 25 años, pero en otros países superan los 30 años, y eso no necesariamente es malo. Lo malo sería tomar ese crédito en condiciones desfavorables, que dañen las finanzas del comprador a mediano o largo plazo.

Es de suma importancia ser propietario de su propio bien. Pues entre rentar y comprar, lo mejor es invertir en una propiedad que con el tiempo irá ganando valor.

El pilar fundamental de cara al futuro es el ahorro. El ahorro es la llave que le abrirá la puerta de la felicidad financiera. Por ende, para lograr el ahorro se tiene que cambiar los patrones de consumo; se debe dejar a un lado las apariencias, las marcas y la publicidad. Eso ayudará a comprar una casa o a tener un fondo para su vejez.