Ortega y su esposa, fórmula presidencial

0
1898

(ACAN-EFE).- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, Rosario Murillo, revelaron hoy que serán compañeros de fórmula en los próximos comicios, en los que no participará el principal bloque opositor, golpeado por los poderes del Estado.

La inscripción de Murillo recibió además la crítica inmediata de diversos sectores que consideran que Ortega no sólo quiere instaurar un régimen de partido único en el país, sino una nueva dinastía 37 años después de que se derrocó a otra, la de la familia Somoza (1937-1979).

El mandatario se registró este martes ante el Poder Electoral en busca de su cuarto mandato y tercero consecutivo, junto a la influyente primera dama como aspirante a la Vicepresidencia para esos comicios, en lo que los sandinistas marchan como favoritos para conservar el poder, según las encuestas.

“Se hablaba de quién iba a asumir la Vicepresidencia para seguir con el buen Gobierno de este país. Tenía que ser una mujer y quién mejor que la compañera Rosario Murillo, que ha realizado una labor con mucha eficiencia, disciplina, dedicación y sin horario”, señaló el líder sandinista en un acto proselitista desde la sede del Poder Electoral.

En el evento, Ortega dijo que eligió a su esposa como su compañera de fórmula porque había que “ser consecuente” Agregó que la primera dama, quien también es coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía y ejerce el 50 % del poder de Nicaragua -una decisión que el mandatario ha hecho pública-, aspira a la Vicepresidencia “en representación de las mujeres nicaragüenses”.

La inscripción de la fórmula presidencial de la “Alianza Unida, Nicaragua Triunfa”, encabezada por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y que incluye a pequeños partidos, se da cuatro días después de que la Junta Directiva del Parlamento, controlada por el oficialismo, ratificara una resolución del Poder Electoral de destituir a la mayoría de diputados opositores.

Los diputados removidos por la autoridad electoral nicaragüense son los mismos que encabezan la principal coalición opositora y que, afectados por una serie de fallos judiciales que los dejaron sin partido, decidieron no participar en los comicios de noviembre, que califican de “farsa”.

Los legisladores expulsados el viernes pasado pertenecen a la Coalición Nacional por la Democracia que desde 2015 protesta en las calles todos los miércoles para exigir elecciones libres, transparentes, incluyentes y con presencia de observadores.

Los legisladores, entre ellos el coordinador de la principal coalición opositora Eduardo Montealegre, fueron destituidos de sus escaños por una resolución del Consejo Supremo Electoral (CSE), a petición del nuevo representante del Partido Liberal Independiente (PLI), el señalado pro oficialista Pedro Reyes, que fue acatada por la directiva legislativa, controlada por el sandinismo.

El mandatario sandinista disputará la Presidencia el 6 de noviembre próximo frente a cinco candidatos de pequeños partidos de la oposición. Nicaragua elegirá ese día a un nuevo presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano. ACAN-EFE