Países de América Latina que emiten CO2

0
637

Brasil y México han sido los  países de la región que más CO2 emiten

Puerto Rico, Nicaragua y Paraguay son los que menos gases de efecto invernadero emiten el Latinoamérica

Las preocupaciones por los efectos de los gases de efecto invernadero siguen en constante crecimiento, más aún cuando Estados Unidos, el segundo país más contaminante del mundo luego de China, decidió dejar el histórico acuerdo de París.

Ese acuerdo, que fue ratificado por 147 partes o países (menos Nicaragua, Siria, y ahora EE.UU.), tiene como fin mantener el calentamiento global promedio debido al cambio climático dentro del peligroso umbral de 2°C.

Aunque América Latina y el Caribe aparecen en el ranking de la Comisión Europea sobre emisores de dióxido de carbono como la región que menos gases efecto invernadero emite, Brasil y México están en la lista de los 20 primeros.

Brasil ocupa el puesto 15 emitiendo anualmente 486.229 kilotones de CO2, seguido de México con 472.017.

China ocupa el primer lugar de la lista. En 2015 emitió más de 10 millones de kilotones; Estados Unidos emitió 5,1 millones de kilotones de CO2.

En la lista de los países más contaminantes de la región en 2015, le siguen Argentina, Venezuela, Chile y Colombia. Los menos contaminantes son Puerto Rico, Nicaragua y Paraguay.

Nicaragua —que no hace parte del Acuerdo Climático de París— emitió 4.927 kilotones de CO2 en 2015. Este país no se introdujó al acuerdo mundial en 2015 porque no soluciona los impactos del cambio climático.

Pérdida de especies y ecosistemas

La organización ambientalista WWF asegura que las crecientes concentraciones de gases efecto invernadero en América Latina tiene un alto impacto en el clima, provocando fenómenos meteorológicos extremos como sequías extremas, lluvias intensas, aumento en el nivel del mar y acidificación del océano.

En el documento “Desafío Climático y de Desarrollo en América Latina y el Caribe”, publicado en 2014 por el Banco Interamericano de Desarrollo, la WWF y la CEPAL, se muestra un panorama desolador para América Latina en los próximos años, pues sufrirá “considerables daños físicos y naturales” para mediados de este siglo.

Lo más preocupante, dice el informe, es que los daños no solo son inevitables sino irreversibles.

En esto coincide el informe del PNUMA, pues asegura que “la tasa global de pérdida de ecosistemas continúa siendo elevada” en América Latina y el Caribe y que en la región “se siguen perdiendo especies en la región”.

El organismo de Naciones Unidas señala la necesidad que la región encuentre caminos efectivos para desvincular “el crecimiento económico y el consumo de recursos”.