¿Por qué apostarle a la Certificación Leed?

0
755

Una de las alternativas para conocer si una construcción es sostenible, es la certificación LEED que se desarrolló por el Consejo de Edificios Verdes de Estados Unidos (USGBC, por sus siglas en inglés), con el fin de brindar a los dueños y administradores de edificios un marco claro para identificar e implementar soluciones de diseño, construcción, operación y mantenimiento de los edificios “verdes”.

En entrevista con Arq. Victor Montero, experto de Council on Tall Buildings and Urban Habitat (Ctbuh) en Costa Rica, afirma que la Certificación LEED es un parámetro que mide los alcances de las construcciones sostenibles.

  1. ¿Qué aspectos fundamentales se toman en cuenta para construir una edificación sostenible?

En esencia tres como punto de partida.- Eficiencia hídrica, eficiencia energética y especificación de materiales, donde deben verificarse entre otros temas que su composición no contenga tóxicos letales para cualquier forma de vida en cualquier etapa de su ciclo de vida, que provenga de fuentes responsables, que favorezca economías locales cercanas al proyecto y que se reduzca al máximo la generación de desechos, limitando a no más de un 1% el residuo que deba llevarse a un rellenos sanitario. Pero son igualmente importantes la escogencia del sitio de proyecto, prefiriendo sitios ya desarrollados a sitios nuevos, la equidad, tomando en cuenta factores como diseño para un usuario universal, espacios humanizados que no dependan de artefactos para generar confort, así como factores de salud y felicidad humana.

  1. ¿Qué características deben tener los materiales de construcción para que se consideren sostenibles?

Asociado a lo anterior, deben tener capacidad de reutilización cuando la función de vida del espacio al cual sirvieron se agota y debe replantearse, en general visto desde una perspectiva de economía circular, el análisis de ciclo de vida es fundamental, promoviendo el enfoque de la cuna a la cuna que Braungart y McDonough acuñaron como Cradle to Cradle.

  1. ¿Cuáles son los métodos y estrategias que se deben tomar en cuenta para prever los problemas ambientales?

Este punto de partida, el enfoque del diseño regenerativo y de impactos solo positivos debiera ser el único método y la única estrategia. Mi opinión personal es que ambos solo pueden operacionalizarse bajo el principio de “Ningún o ninguno”. Ningún material debiera producirse que no sea sostenible. Ningún objeto, alimento o servicio debiera producirse, adquirirse o consumirse que no sea sostenible entendiendo que está basado en la economía circular o el análisis de ciclo de vida. Ningún edificio o espacio debiera ya diseñarse o construirse sin estos principios.

  1. ¿Cómo se puede ir avanzando en materia de construcción ante un problema ambiental y/o climático que se avizore?

Se debe establecer horizontes claros con metas específicas que levanten la barra de una sociedad donde se establezca la tolerancia base que puede permitirse a la producción de bienes o edificios, en éste último caso, la adopción urgente de códigos “verdes” no soporta más dilación, este es el nivel de entrada básico que toda sociedad debiera adoptar. Al principio voluntario pero cada sociedad debe decidir cuándo será obligatorio en el corto plazo. Luego de esto el siguiente paso es la adopción de un estándar de verificación o certificación (o varios) que aseguren que ese código de construcción verde se cumple y por lo tanto cada objeto constructivo declara a la sociedad y al mercado cuáles son sus méritos de desempeño ambiental. Esto debe adoptarse con un horizonte de mediano plazo y definitivamente adoptar la meta de “Ninguno” como aquel momento a partir del cual la sociedad tendrá tolerancia cero a edificaciones que no cumplan con mínimos de desempeño ambiental.

  1. ¿En que ayudan las construcciones sostenibles en un contexto urbano?

De acuerdo a datos de Naciones Unidas, cada semana en el mundo, un millón de personas llegan a residir en la ciudad, o lo que es lo mismo, debe crearse espacio urbano o crear una ciudad para un millón de personas cada semana. Nuestra región no está exenta de esta tendencia y se le considera una de las más explosivas al respecto. Pensar en edificaciones sostenibles es pensar ya en redefinir la ciudad que afrontará estos retos y por ello, es indisoluble de un urbanismo vertical. Claramente las edificaciones sostenibles contribuyen a reducir gasto social en nueva infraestructura en la apertura de fronteras urbanas, a reducir la dependencia de nuevas y mejores fuentes de aprovisionamiento de agua y energía al depender cada edificación de su propia generación de energía y cosecha de agua, pero sobre todo ayuda a crear ambientes más saludables para la convivencia social.

  1. ¿Cuáles son las herramientas que se han desarrollado para ayudar a medir y poder evaluar los resultados obtenidos en estas construcciones?

Las verificaciones de tercera parte, o dicho de otra forma, las certificaciones de diseño, construcción, operación y mantenimiento de edificios. Según el proyecto y las metas de desempeño ambiental que se busquen, así cada una de las herramientas puede contribuir al alcance de estas metas. En nuestra región la más exigente es Living Building Challenge y la más conocida es LEED, sin embargo el Banco Mundial ha puesto una herramienta como EDGE más al alcance de muchos por la interfase de trabajo que proporciona. Costa Rica ha contribuido a este repertorio de herramientas con la norma RESET o Requisitos para Edificaciones Sostenibles en el Trópico y que ha adoptado la Unión Internacional de Arquitectos al facilitarla en idioma inglés y francés además.

  1. ¿Qué incentivos puede dar para promover y reforzar el desarrollo de este tipo de construcciones?

Los incentivos fundamentales los resumo en tres:

Mayor coeficiente de edificación en urbes y ciudades

Facilitación del proceso de permisología al sustentarse en el cumplimiento de certificaciones que pueden garantizar reducción de impactos, pero claramente soportadas en la responsabilidad profesional de forma que los incumplimientos recaigan en las personas y empresas que no cumplan con las metas contempladas.

Reducción de cargas impositivas en razón de la reducción de las inversiones sociales en infraestructura, salud pública y otras asociadas con la insostenibilidad del desarrollo.