Prevén deterioro de relaciones de Nicaragua con EE.UU. y la UE por elecciones

0
982

ACAN-EFE

Las elecciones generales que se celebrarán el 6 de noviembre próximo en Nicaragua, sin la presencia de observadores independientes y sin la participación del principal bloque opositor, deteriorará las relaciones del Gobierno de Daniel Ortega con Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

Así lo valoró la analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), María Luisa Pastor Gómez, en un ensayo titulado “Visión geopolítica de las elecciones generales de Nicaragua”, difundido hoy.

La evolución del proceso electoral nicaragüense ha destapado las críticas de la oposición interna y también ha sido cuestionado por la sociedad internacional, “lo que podría poner en peligro la prometedora evolución socio económica del país”, expuso Pastor Gómez en su análisis.

Además previó un resentimiento en la confianza entre el Gobierno y las cúpulas patronales, con los que Ortega mantiene una alianza de consenso, junto a los sindicatos, que le ha permitido a Nicaragua gozar con estabilidad económica y sea el país de la región, después de Panamá, con mayor crecimiento económico en los últimos cinco años.

“Ante el posible deterioro de las relaciones con EE.UU., la UE y otros países de su entorno, es posible que el compromiso y la confianza que hasta ahora mantenía el gobierno nicaragüense con el sector privado nacional se resienta, afectando las cifras macroeconómicas, que suponen un futuro prometedor y próspero para el pueblo de Nicaragua”, señaló.

La investigadora observó que la situación de Nicaragua “y el rumbo que han tomado las elecciones, están siendo objeto de debate generalizado” en medios de comunicación de América Latina, EE.UU. y la UE, “expresando todos su preocupación por la transparencia de los comicios y la representatividad”.

Un grupo de personalidades nicaragüenses, encabezado por los poetas Ernesto Cardenal y Gioconda Belli, han demandado a la comunidad internacional no legitimar las elecciones generales de noviembre, en las que el mandatario Daniel Ortega busca su cuarto mandato y tercero de forma consecutiva.

También han solicitado al secretario general de la OEA, Luis Almagro, un acuerdo con el Gobierno para la celebración de comicios “auténticos” en un plazo máximo de un año.

Esa petición fue hecha este miércoles en el marco del inicio de un proceso de diálogo entre la OEA y el Gobierno de Managua sobre los comicios del 6 de noviembre.

Una delegación de la OEA visitará Nicaragua a partir del próximo 5 de noviembre, un día antes de las elecciones, las cuales analizará con invitados del Gobierno local, aunque no la observarán.

El Gobierno también invitará a Almagro a que visite Managua para entrevistarse con las autoridades nacionales y los partidos políticos el 1 de diciembre de este año, casi un mes después de las elecciones del 6 de noviembre.

Los líderes opositores de la principal coalición, agrupados en el Frente Amplio Democrático (FAD), aseguraron recientemente que “el único resultado aceptable” del diálogo entre el Gobierno y la OEA sería la suspensión de las elecciones, que califican de “farsa” y cuyos resultados no reconocerán si se mantienen las condiciones actuales.

En meses pasados, los poderes Judicial, Electoral y Legislativo anularon al principal grupo opositor y despejaron el camino al presidente Ortega, líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ya que el resto de partidos que compiten son minoritarios.

El 6 de noviembre próximo los nicaragüenses están convocados a elegir un presidente, un vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 representantes ante el Parlamento Centroamericano. ACAN-EFE