Putin y su cuarto mandato

0
49

En medio de un escandaloso escenario de violencia que dejó a más de mil opositores al gobierno ruso detenidos, el presidente de esa nación, Vladimir Putin asumió por cuarta vez su mandato como primer ciudadano del país que corresponderán al periodo del 2018 al 2024.

Serán 6 años más que se sumarán a los 18 años que ha gobernado el presidente Putin, esta vez, en su ceremonia de juramentación no pudo faltar el mensaje nacionalista, sin embargo, dio una advertencia desalentadora a sus seguidores sobre la economía del país.

“Agradezco de todo mi corazón a los ciudadanos rusos la unidad, la fe en que podemos mejorar muchas cosas y quisiera decir nuevamente gracias, gracias por el nivel de apoyo sincero que ustedes, ciudadanos rusos, me brindaron en las elecciones presidenciales en nuestro país”, mencionó Putin en su discurso.

Vladimir Putin, de 65 años fue respaldado por el 76 por ciento de la población, quienes ven al mandatario como una “figura de padre” del país por los diferentes acontecimientos en el cual ha estado de frente y el nacionalismo permanente que instaura en cada uno de sus discursos.

“Este año se cumplen 25 años de la Constitución de Rusia y la prioridad de las libertades del derecho de las personas es nuestra prioridad”, leyó en su discurso el presidente Vladimir Putin.

Sin embargo, hay sectores de la sociedad rusa que han cuestionado al presidente Putin por la detención del principal opositor a su gobierno, Alexei Navalny y tras de él los más de mil activistas y manifestantes que se levantaron en contra de algunas medidas tomadas por el mandatario.

Navalny fue incapacitado para participar en las elecciones pasadas donde salió electo Putin, según información en los medios rusos, la condena fue una estrategia para evitar que Navanly se postulara como candidato.

Los detractores del ahora presidente ruso emitieron los cuestionamientos sobre las elecciones realizadas en marzo debido a las “irregularidades” que se cometieron en los comicios donde se menciona que las urnas estaban ilegalmente rellenadas y los ciudadanos ejercieron su voto por la presión de sus jefes al ser trasladado por autobuses hasta el centro de votación, según informa Univisión.